10 prácticas para fomentar la creatividad

La creatividad forma parte de nuestro día a día y debemos desarrollarla

10 prácticas para fomentar la creatividad

Son muchos los estudios que recomiendan fomentar la creatividad independientemente de nuestra profesión. Su desarrollo es tan beneficioso, a nivel personal y laboral, para un diseñador gráfico como para un auxiliar administrativo, por ejemplo.

Aunque solemos asociar la creatividad con profesiones del sector artístico, la podemos encontrar a todas horas en nuestro día a día. Resolver un problema de una forma distinta necesita de un proceso creativo, y ¿quién no resuelve cuestiones en las 24h que tiene un día?

Lo hacemos constantemente… y de lo que se trata es de potenciar esa creatividad que luego pondremos en práctica ante cualquier situación.

Así pues, la creatividad puede y debe desarrollarse. Y para que te resulte más fácil, te compartimos unas prácticas que te serán muy útiles. ¡Toma nota!

  1. Fórmate

No es un tópico, el conocimiento trae más conocimiento. Sé curioso, lee, empápate de información, cuestiónala y experimenta con lo que aprendas. De todo sacarás un apunte nuevo que te estará esperando el día menos pensado.

  1. Observa

No te pierdas tampoco en la lectura y formación, sal ahí afuera… y observa. Aprovecha un trayecto en coche o mejor aún, en transporte público, para observar a las personas, el entorno, detectar conductas, sacar conclusiones, imaginarte películas, etc.  Aunque no lo creas estarás trabajando muchísimo la creatividad.

  1. Toma nota

Si eres de los de antes, no te olvides la libretita y un lápiz; si te sientes más cómodo con la tecnología, utiliza todos los recursos que tenemos a disposición. El cómo no importa, lo que es fundamental es que tomes nota de todo lo que observes y te resulte interesante, de una idea que te viene porque sí, un pensamiento que se encalla… cualquier cosa que consideres útil. Si no lo anotas, lo acabarás olvidando… y puedes estar despidiéndote de una gran idea, ¿por qué no?

  1. No te conformes

Ya sabemos que a veces las primeras ideas son las mejores… pero solo a veces. Si en pocos segundos o minutos has llegado a una idea, sentimos decirte que probablemente muchos habrán llegado a la misma conclusión. Date tiempo, dale vueltas… coge esa idea y fractúrala en muchos trocitos, mézclalos… y vuelve a unirlos. Seguro que saldrán cosas más interesantes.

  1. Sé positivo

Los retos, inconvenientes y demás piedras que nos vamos encontrando por el camino nos pueden ayudar a fomentar la creatividad. Intenta resolverlos de una forma distinta, verás cómo se dispara un mecanismo brutal de ideas que te llevarán a buen puerto. La cuestión es tener actitud, ser positivo y ver esas piedras como oportunidades y no problemas.

  1. Diviértete y comparte

Cuando uno está ofuscado no puede esperar encontrar la creatividad saludándolo desde cerquita. Esos momentos de espesura total están pidiendo a gritos que salgas a divertirte, desconectar, compartir tus ideas con los demás, escuchar… La cuestión es recargar pilas e inyectarte una buena dosis de energía para estar receptivo al proceso creativo. Confía.

  1. Persiste

Es cuestión de actitud y aptitud, pero más de la primera. No te rindas, persiste y en algún momento la bombilla se iluminará. El fracaso y el éxito van de la mano a todas partes, y no existirían sin el otro, así que no tengas miedo a tropezar porque solo estarás cogiendo carrerilla para la carrera de fondo.

  1. Replica

¿Si hay algo bueno que funciona porqué no deberíamos copiarlo? No estamos diciendo que plagiar sea lo correcto sino que simplemente puedes fijarte en aquellos modelos que funcionan, estudiar el porqué, y darles una vuelta o aprovechar sus éxitos y virtudes para lo que necesites.

  1. Mójate

Cuando hablamos de procesos creativos no nos referimos únicamente a la estimulación y desarrollo mental de la creatividad, sino que te animamos a que utilices tu cuerpo y la trabajes desde todos los puntos de vista: haz manualidades, corta, colorea, construye… lo que tú quieras, pero mira de ser versátil para adquirir nuevas experiencias y obtener nuevos inputs.

  1. Espabila

Se acabaron las excusas… y los “no puedo”. Todos tenemos un alma creativa en nuestro interior que ponemos en marcha, sin darnos cuenta, todos los días. Tienes que conectar con ella y empezar a poner en práctica todo lo comentado. No esperes el momento perfecto porque no existe… las ideas te llegan cuando menos te lo esperas, lo importante es que te pillen preparado para ellas. ¡Vamos!