¿Qué cambios experimentarán las empresas a causa de la tecnología?

Los trabajadores europeos desconocen el impacto que tendrá la tecnología en la empresa, y quieren formación y preparación para los cambios que se avecinan

¿Qué cambios experimentarán las empresas a causa de la tecnología?

La tecnología está desencadenando una revolución en nuestro modo de trabajar. Y, como en cualquier revolución, la percepción que se tiene de los cambios puede resultar determinante. Epson ha realizado un estudio sobre el impacto que tendrá la tecnología en la empresa en opinión de los trabajadores europeos.

Para conseguirlo, entrevistamos a diecisiete expertos de todo el mundo y obtuvimos sus predicciones e hipótesis a 7000 dirigentes empresariales y empleados europeos para comprender cómo perciben ellos las tendencias tecnológicas transformadoras.

Resulta evidente que nos encontramos en un punto de inflexión. La mayoría de encuestados espera que la tecnología represente una revolución en su sector en la próxima década. En los extremos opuestos, el 8% espera que sea totalmente revolucionaria, y solo un 2% no prevé ningún cambio. Y si es verdad que la empresa está cambiando... ¿Cómo esperan los trabajadores europeos que tenga lugar dicha transformación?

Opiniones y sectores cambiantes

Las diversas tecnologías tendrán una incidencia distinta en los diferentes sectores; algo que se manifiesta en las opiniones particulares recogidas en nuestro estudio. De todas las tecnologías emergentes evaluadas (incluyendo la impresión 3D, la inteligencia artificial o la robótica, entre otras), las tecnologías wearable obtuvieron la mejor nota. Los wearable son vistos con optimismo por el 65 % de los trabajadores europeos. La bioimpresión y la cobótica (robótica colaborativa) son las menos valoradas, con un 58% y un 57%, respectivamente.

Esta disparidad puede explicarse por las percepciones y las experiencias derivadas de una aplicación más amplia de las tecnologías wearable, mientras que la bioimpresión se concibe como algo limitado al sector de la sanidad. La conciencia tecnológica también puede influir: el 60% de los encuestados conoce los dispositivos inteligentes, pero solo el 37% ha oído hablar de la bioimpresión. Este hecho subraya el reto que supone adaptarse a la nueva tecnología, entender el cambio y preparar a la empresa para ello.

Una preparación positiva

Aunque hay diferencias entre mercados, si hay algo que todos tienen en común es la predisposición de los empleados a adoptar la tecnología. Sin embargo, este optimismo perdería consistencia si las propias organizaciones no buscaran sacar el máximo partido a las oportunidades que les brinda la nueva tecnología. Solo un 14% de los empleados cree que su empresa supervisa los nuevos avances tecnológicos de modo "excelente", y menos de un tercio (el 28%) cree que su empresa realiza una muy buena labor de implementación de la nueva tecnología. Así, puede que el fracaso de las empresas al preparar el cambio y adaptarse, sea el obstáculo que evite una integración tecnológica más sencilla. Se trata de un factor importante, ya que el 57% de los trabajadores europeos cree que los sectores y los modelos organizativos se verán afectados por la tecnología en la próxima década.

Adaptarse a las ventajas

Si bien adaptarse a la nueva tecnología puede suponer un inconveniente para la empresa (el 59% de los trabajadores afirma que los gastos aumentarían), la necesidad de hacerlo es obvia. El 79% de los encuestados reconoce que la tecnología mejoraría la eficiencia de la empresa. Así, en el futuro se tendría más tiempo y la restricción de los horarios tradicionales disminuiría.

La transformación tecnológica también comportaría mayores beneficios, según el 77% de los encuestados. El internet de las cosas (IoT), por sí mismo, tiene un potencial económico global de 6200 millones de dólares hasta 2025, según las predicciones de los expertos. 1Si bien las cifras pueden ser motivo de debate, su importancia queda patente para los trabajadores.  El 76% de los encuestados cree que la tecnología abrirá nuevas posibilidades para el crecimiento, y el 74% reconoce que aumentará la competitividad en el sector.

Estamos en una época de cambios y, para el 81% de los trabajadores encuestados, la transformación pondrá a prueba el concepto tradicional de trabajo. Por último, seguir el ritmo del cambio no implica únicamente ser competitivo, sino también adoptar la tecnología de modo que aporte un gran potencial para el crecimiento futuro.

¿Quieres saber más?

Descarga el estudio completo para más información