Cierre del ciclo

¿Por qué las empresas son un motor indispensable del paquete sobre economía circular de la UE?

Cierre del ciclo

El paquete sobre economía circular de la UE es, de modo legítimo, uno de los factores clave para conseguir un futuro europeo más sostenible. Los objetivos comunes son ambiciosos pero necesarios: conseguir en 2030 un reciclaje del 65 % de los residuos municipales y del 70 % de los residuos de embalajes, así como reducir a un máximo del 10 % el número de vertederos. Este es uno de los temas más importantes para la UE y, debido a los continuos debates centrados en cómo alcanzar estos objetivos a medida que nos acercamos al año 2030, creo que las empresas deberían desempeñar una función clave durante este proceso de transición. Como líderes en fabricación de tecnología, en Epson nos comprometemos a participar en este debate. Nuestros innovadores productos ayudan a las empresas a dar un paso más para cerrar el ciclo y convertirse en organizaciones sostenibles, pero será necesario que todas las empresas y clientes cumplan con los principios de la economía circular para garantizar el cumplimiento de estos objetivos establecidos por la UE.

Creo que las empresas que respetan el modelo de economía circular son selectivas y prudentes con sus recursos naturales, implementan procesos eficientes y ecológicos, y tienen un impacto ambiental mínimo. También garantizan que el producto de su empresa se puede volver a introducir, donde sea aplicable, en el inicio del proceso de producción después de utilizarlo y, de este modo, evolucionan hacia un sistema de producción mínima de residuos alejado del anterior modelo de “fabricar, usar y desechar” (más lineal). Las actividades empresariales afectan tanto a las personas como al planeta y repercuten en la sociedad. Por ello, es indispensable que todas las empresas empiecen a aplicar estos cambios positivos que permiten la transición a una economía más circular.

Como proveedor de tecnología en el lugar de trabajo, Epson ayuda a las organizaciones que intentan apoyar esta visión con tecnologías, productos y servicios que redefinen las prácticas industriales para reducir todavía más el impacto ambiental de una organización. Un buen ejemplo de ello es PaperLab de Epson: nuestra nueva tecnología que permite que las empresas reciclen y reutilicen el papel en la oficina mediante una tecnología de fibra seca patentada. De esta manera, nuestros clientes pueden reducir la compra de papel y las emisiones de CO2 producidas por el transporte. Con tecnologías innovadoras como esta, podemos permitir a las empresas llevar a cabo prácticas más sostenibles y empezar a implementar la naturaleza inherente de la economía circular dentro de sus propias instalaciones.

En Epson, hemos integrado la sostenibilidad en todos los niveles de nuestra organización y hemos creado un grupo de gestión de RSC para ello. No solo pretendemos reducir el impacto ambiental de nuestra propia empresa, sino también de nuestros clientes con los servicios y la tecnología que ofrecemos, con la esperanza de que tanto su comportamiento como su actividad empresarial se vean influenciados por prácticas más sostenibles.

Confío en que la transición a una economía circular nos beneficiará a largo plazo y, por ello, todos deberíamos colaborar para hacerlo posible. Sin embargo, la influencia y el alcance de la empresa moderna indican que hay cambios sustanciales que las organizaciones pueden llevar a cabo en el sector para ayudar a impulsar el paquete sobre economía circular de la UE. Epson se esfuerza por producir tecnología indispensable para la sociedad, lo que se traduce en el cierre del ciclo de producción para beneficiar al planeta. Me apetece mucho continuar con este diálogo con personas del sector, además de explorar cuáles serán los siguientes pasos que se deben seguir y qué más pueden hacer las empresas. Espero ver cómo evoluciona este debate en los próximos meses y años.