Conciencia tecnológica en Europa: ¿cuánto sabemos de la tecnología que definirá nuestro futuro?

Los empleados de empresas europeas tiene un bajo nivel de conocimiento sobre la tecnología emergente que define su futuro, pero ¿saber más llevaría al miedo o al optimismo?

Conciencia tecnológica en Europa: ¿cuánto sabemos de la tecnología que definirá nuestro futuro?

Los avances en tecnología se suceden a la velocidad del rayo. Sin embargo, la aparición de nuevas capacidades y de tecnologías disruptivas podría crear un panorama de fatiga tecnológica.

No se trata únicamente de usuarios que sufren esta oleada de innovación tecnológica. La tecnología ya es algo habitual en las oficinas modernas: basta con fijarse en las impresoras de última generación o en los superordenadores que llevamos en el bolsillo. Cabe preguntarse, sin embargo, si la aparición de tanta innovación tecnológica viene acompañada de una mayor conciencia sobre su valor.

Copmrender mejor qué es la conciencia tecnológica

En un estudio reciente llevado a cabo por Epson en el que se analizaban las opiniones de diecisiete expertos en el sector a nivel global, así como de más de 7000 dirigentes de empresa y empleados europeos, exploramos la incidencia que tiene la tecnología en el lugar de trabajo del mañana. Resulta evidente, a raíz de nuestros descubrimientos, que la velocidad de transformación hace que se planteen algunos retos.

Nuestro estudio revela que hay un gran vacío de conocimiento sobre las tecnologías clave entre los empleados de empresas europeas. Solo el 60 % de los encuestados había oído hablar de las tecnologías wearable, lo que implica que cuatro de cada diez empleados europeos no es consciente de la existencia de una tecnología que tendrá una gran incidencia en la oficina del futuro.

El reto tecnológico resulta aún más evidente en el caso de otras tecnologías clave, aún menos conocidas si cabe que las tecnologías wearable. Solo el 37% de los trabajadores europeos está al corriente de tecnologías tales como la bioimpresión o la cobótica (robótica colaborativa). Los encuestados, asimismo, carecen de información sobre las tendencias tecnológicas generales. Solo el 51% afirma saber en qué consiste el aprendizaje semipresencial (el uso combinado de herramientas virtuales y presenciales en educación), y apenas un 35% conoce las ventas omnicanal (un enfoque omnicanal de las ventas que ofrece una sólida experiencia de cliente combinando los mundos offline y online).

Aumentar el conocimiento comporta una visión más positiva

Uno de los grandes retos en la adopción de la tecnología es precisamente el nivel de conocimiento, pero ¿puede conseguir la formación que aumente el interés? Como parte de nuestro estudio, explicamos algunas tecnologías novedosas a los trabajadores europeos, y descubrimos que la comprensión genera una actitud mucho más positiva. Así, se aceptó la integración potencial de todas y cada una de las tecnologías en el lugar de trabajo con un mayor entusiasmo.

Las tecnologías wearable recibieron la respuesta más positiva: el 65% de los trabajadores cree que es una tecnología atractiva, junto con la impresión orgánica, la bioimpresión o la cobótica, que recibieron una valoración positiva por parte del 58% y del 57% de los encuestados, respectivamente.

Sin embargo, de todas las tecnologías presentadas, fue la impresión 3D la que generó un mayor interés entre los trabajadores: el 66% la percibe como positiva. Dada la especial repercusión que se espera que tenga la impresión 3D en el sector, especialmente en ámbitos de producción y en el retail, es un punto tranquilizador saber que los trabajadores estaban también preparados para reconocer el impacto potencial de esta tecnología al hablar de sus características y capacidades.

Comprometidos con el conocimiento

Los avances tecnológicos en educación pueden actuar de puente para superar el bajo nivel de conocimiento sobre los avances tecnológicos y que, además, se perciba de modo positivo por los empleados. El 68% de ellos es favorable al aprendizaje semipresencial, el 65% ve con buenos ojos el aprendizaje colaborativo y el 66% cree que el enfoque "metaaprendizaje" es positivo.

Si bien nos esforzamos en incorporar la tecnología y sus ventajas en el ámbito industrial+I53, también debemos aprovechar al máximo las oportunidades que nos plantea. El papel de las organizaciones será clave en este aspecto. En la actualidad, solo el 14% de los empleados cree que su empresa realiza un trabajo "excelente" en la supervisión de los avances tecnológicos. Si las organizaciones no se esfuerzan por comprender el cambiante panorama tecnológico, resultará todavía más difícil que los trabajadores consigan seguir el ritmo.

Por último, la tecnología no tiene éxito por si sola, sino resulta clave una implementación óptima capaz de sacar el máximo rendimiento de las capacidades que ofrece. Si nos queremos beneficiar de la revolución tecnológica en el puesto de trabajo, el primer paso será fomentar la concienciación tecnológica en el sector.

¿Quieres saber más?

Descárgate el estudio completo para mayor información