El MaB, la ‘bolsa de las pymes’, ¿una fuente de financiación acertada?

La conocida como 'Bolsa de las Pymes', el Mercado Alternativo Bursátil (MaB), no ha acaparado mucho interés entre las pequeñas y medianas empresas desde su creación, hace casi una década.

El MaB, la ‘bolsa de las pymes’, ¿una fuente de financiación acertada?

Post exclusivo de la colaboradora del blog Elena Hita, periodista especializada en economía, profesora de redes sociales y periodismo económico - @elenhitaES 

Por desconocimiento, por falta de cultura de transparencia, por tamaño. La conocida como ‘Bolsa de las Pymes’, el Mercado Alternativo Bursátil (MaB), no ha acaparado mucho interés entre las pequeñas y medianas empresas desde su creación, hace casi una década. Actualmente cotizan 36 compañías que han apostado por esta fuente de financiación, en un momento en el que el grifo del crédito bancario cae con cuenta gotas.

En este post os voy a explicar los pros y los contras de esta fuente de financiación pensada para pymes en expansión.

 

VENTAJAS del MaB (Mercado Alternativo Bursátil) como fuente de financiación para pymes en expansión:

Al margen de las posibilidades de conseguir inyecciones de capital, estar en el MaB da caché. La empresa que cotiza en él gana en visibilidad, notoriedad, prestigio. “Es un sello de calidad”, reconoce en una reciente conversación con la directora Financiera de la ingeniería Inclam, Eva de Andrés, cuya compañía se estrenó en este mercado hace un año.

Además, la posibilidad de captar dinero de inversores de calidad, institucionales o minoristas, las profesionaliza. Para los inversores es una forma más sencilla de obtener liquidez frente a otras apuestas inversoras; para los propietarios, es una vía cómoda para acometer la sucesión familiar.

Por otro lado, a diferencia de sus hermanos mayores el Mercado Continuo y el Ibex, en el Mercado Alternativo Bursátil no hay apenas volatilidad. Los inversores no entran para especular a corto, sino con la intención de permanecer a medio-largo plazo en esos valores.

 

DESVENTAJAS del MaB (Mercado Alternativo Bursátil) como fuente de financiación para pymes en expansión:

Exige cambiar la forma de trabajar, de organizarse, de disciplinarse. Para muchas pymes, acostumbradas a no tener que dar demasiadas explicaciones, donde la transparencia brilla por su ausencia, la obligación de tener que hacer públicas sus cuentas puede resultar un inconveniente. No por cuestiones de mantener ocultos ciertos datos, sino por el hecho de tener que cambiar toda la operativa de trabajo. La ley les exige publicar las cuentas cada seis meses, bajo la férrea supervisión de una auditora. Y no vale cualquiera, tiene que ser del Top 10, y eso cuesta dinero e implica desnudarse ante un nuevo auditor.

Asimismo, hay que tener cuidado con lo se cuenta y a quién se cuenta, porque antes debe saberlo el público en forma de hecho relevante, esas actuaciones que toda empresa cotizada, ya sea en el MaB, Mercado Continuo o Ibex, debe notificar al regulador cuando puedan afectar a la cotización de sus acciones.

 

COSTES de estar en el MaB (Mercado Alternativo Bursátil) como fuente de financiación para pymes en expansión:

Entre las comisiones por colocación, el coste del asesor registrado (figura necesaria para entrar en este mercado) y demás pagos, el precio por entrar ronda el 20% del valor de la emisión, calcula en un informe el BBVA. Si bien, por la experiencia de Inclam, esos costes se compensan con la primera ampliación de capital.

 

REQUISITOS para entrar en el MaB (Mercado Alternativo Bursátil) como fuente de financiación para pymes en expansión:

Este mercado está dirigido exclusivamente para sociedades anónimas en expansión, ya sea nacional o internacional, que comercialicen productos o servicios. Aunque qué duda cabe que siempre la proyección al exterior resulta más atractiva para los potenciales inversores.

Puede acudir cualquier pyme con cierto recorrido, que ya hayan sido auditadas al menos dos años antes. Es decir, no es el sitio adecuado para empresas de nueva creación y menos para financiar ideas. Además, la compañía debe acreditar que cuenta con capital circulante suficiente para mantener la actividad durante un año.

La oferta de emisión debe superar los dos millones de euros en acciones y se debe ofrecer liquidez en cualquier momento. Para ello, las cotizadas deben contratar los servicios de intermediarios bursátiles que garanticen la venta de las acciones cuando el inversor lo desee.

 

El Asesor Registrado

Una empresa no puede entrar en el MaB si no va de la mano de una firma especializada en este mercado. Digamos que el Asesor Registrado es la figura que da el OK a la entrada de una empresa al MaB. Sin su bendición, no hay nada que hacer. Existen numerosas firmas catalogadas a tal fin. Desde bancos, hasta consultoras, pasando por gestoras. En la web de Bolsas y Mercados Españoles (BME) hay un listado de ellas.

 

Quién lo controla

La empresa que gestiona el MaB es BME y está supervisado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

 

El salto al Mercado Continuo

Para alcanzar al hermano mediano del parqué español, las empresas deben de superar una capitalización de 500 millones durante seis meses consecutivos. De ocurrir, el salto es forzoso y automático, sin tener que realizar ninguna oferta de exclusión.

 

Exclusión

Al igual que en otros mercados bursátiles, la empresa puede decidir de forma voluntaria dejar de cotizar, para ello realizará una oferta de compra de las acciones. Pero también podría ocurrir que sea excluida del MaB en caso de no cumplir con los requisitos de información, auditoría, reglamento interno de conducta….

 

Empresas en el MaB

Actualmente hay 36 empresas en expansión cotizando en el MaB, que abarcan sectores como el farmacéutico y biotecnológico, ingeniaría, telecomunicaciones y tecnología, turismo, comercio… Zinkia, la productora de la serie infantil Pocoyó, fue la primera empresa en debutar. Sus acciones se dispararon cerca de un 30% en el primer día de cotización. Imaginarium, Gowex o Bodaclick son otras de las empresas conocidas que también pasaron por este mercado. Actualmente destaca la operadora de telefonía Masmóvil, cuya capitalización ya supera los 500 millones y en breve pasará al Mercado Continuo.

Si bien, en el MaB también cotizan otro tipo de compañías, como las SICAV, los brazos inversores de grandes fortunas, las SOCIMI, sociedades del mercado inmobiliario que se han puesto de actualidad recientemente, o entidades de capital riesgo.

Desde su puesta en funcionamiento en 2009, el Mercado Alternativo Bursátil ha logrado captar más de 800 millones de euros a través de ampliaciones de capital.

 

Lo cierto es que para que este mercado tenga más movimiento y, por ende, mayores posibilidades de liquidez, es necesario que entren más empresas y mientras no haya incentivos fiscales, la capacidad para atraer nuevas cotizadas es complicada. Tan sólo cuatro comunidades autónomas ofrecen deducciones a quienes inviertan en empresas del MaB. En otros países, como el Reino Unido, donde esta Bolsa cuenta con más de un millar de empresas, contempla, además, exenciones y posibilidad de reinvertir las plusvalías en otras empresas sin tributar.