Epson entra en una nueva era de innovación abierta y se compromete a una I+D centrada en las personas y en el planeta

La compañía se apoyará en una nueva estrategia de innovación y fondos de capital riesgo

Epson entra en una nueva era de innovación abierta y se compromete a una I+D centrada en las personas y en el planeta

  • Este cambio viene impulsado por una cultura de innovación que requiere abandonar las estructuras de dirección verticales
  • Sin dejar de lado la I+D centrada en el producto, el objetivo es desarrollar nuevos materiales y tecnologías que reduzcan el impacto medioambiental
  • Vista previa de algunas soluciones en desarrollo: materiales naturales (sin uso de plásticos) y metales en polvo reciclados

Seis meses después de anunciar una inversión de 100 mil millones de yenes en innovación en tecnología sostenible, Epson refuerza su compromiso de invertir en una I+D centrada en el desarrollo de nuevos materiales y tecnologías que reduzcan el impacto medioambiental.

Para conseguirlo y avanzar en competitividad global, Epson revisa sus procesos para generar y comercializar ideas, apoyándose en una nueva estrategia de innovación y en fondos de capital de riesgo.

Internamente,

Epson está adoptando un entorno de trabajo más abierto con una cultura «desde abajo» que promueve y facilita que sus equipos identifiquen y compartan nuevas oportunidades con mayor rapidez.

Manteniendo como principio sólido y guía para sus empleados que la innovación debe fundamentarse en la resolución de problemas sociales (desde minimizar el uso de recursos hasta reducir los residuos), serán estos colaboradores internos los que reciban un mayor apoyo para compartir y colaborar en nuevas ideas, poniendo especial énfasis en las soluciones sostenibles.

Estos cambios también implican consultas directas a los empleados respecto a las condiciones de trabajo y los distintos modelos de gestión para garantizar una cultura abierta.  

De forma externa,

Epson se compromete a no situar como máxima prioridad el aumento excesivo de los ingresos para poner por delante la generación de unos beneficios justos. Este compromiso también incluye el apoyo a una sociedad sostenible donde la colaboración abierta y la cooperación permita mejorar sus tecnologías, productos y servicios propios.

Epson también potenciará Epson X, su fondo específico de capital riesgo enfocado a la innovación que se fundó en 2020 para acelerar la colaboración y la innovación abierta, con una inversión inicial de 5 mil millones de yenes (72 millones de dólares).

«Para que la innovación sea transformativa de verdad, esta requiere un cambio cultural y maximizar la colaboración. Estas iniciativas garantizarían que se escuchen todas las voces y se consideren todas las ideas, mientras la compañía cumple con su responsabilidad para con la sociedad y el medioambiente», declara el presidente de Epson Europe, Yoshiro Nagafusa.

«Para nosotros, la innovación abierta es un motor clave para el futuro. Contar con más colaboraciones y con más conocimiento compartido permite avanzar en el desarrollo y la innovación hacia un futuro mejor. Una máxima que es aún más cierta cuando colaboramos con otros con el fin de resolver problemas complejos, tanto desde un punto de vista interno (dentro de nuestra propia empresa) como externo.

«Llevamos mucho tiempo haciendo lo posible por trabajar con una cultura de empresa saludable y abierta, pero es importante que sigamos evolucionando». 

Junto con este compromiso, Epson ofrece un adelanto de sus revolucionarios avances con materiales biodegradables y reciclables, además de proyectos de innovación que incluyen plásticos de biomasa y metales en polvo reciclados.

Plásticos de biomasa

A modo de demostración de los beneficios de la innovación abierta, Epson ha contribuido al desarrollo de una nueva forma de bioplástico (plásticos derivados de fuentes biológicas) como parte de su colaboración en un consorcio de organizaciones 1. La «pararresina» es un nuevo y prometedor plástico de biomasa que usa el paramilo, un polisacárido de reserva de las algas euglenales. El objetivo del consorcio es tener la capacidad, para 2030, de suministrar aproximadamente unas 200 000 toneladas anuales de bioplástico marinodegradable como alternativa viable a los plásticos convencionales.

 
1El Consorcio de Japón de la Pararresina se compone de: Euglena Co., Ltd. (empresa gerente representante), Epson (empresa líder en la investigación sobre el proceso de sacarificación para materiales como el papel desechado), NEC (líder en estandarización y usos beneficiosos de la pararresina) y el Profesor Iwata de la Universidad de Tokio (asesor experto que aconseja sobre las actividades del consorcio y coordina al resto de asesores).

«El bajo índice del uso eficaz de los residuos de plástico, junto con la contaminación medioambiental provocada por los plásticos marinos, se han convertido en problemas muy importantes a nivel global», comenta Yoshiro Nagafusa.

«Creemos que podemos ofrecer soluciones que beneficien tanto a las personas como al planeta, como la sustitución de las resinas basadas en combustibles fósiles y la reducción de las emisiones de dióxido de carbono y del impacto medioambiental».

Metales en polvo

Epson está trabajando a través de su empresa subsidiaria, Epson Atmix, para crear una infraestructura de fabricación circular que elabore productos para un moldeado en 3D que utilice metales en polvo. Estos se refinan con metales residuales y pueden usarse para fabricar componentes tales como piezas de automóvil o de aparatos eléctricos.

«Estamos muy orgullosos de estos proyectos de desarrollo y de la estrategia de I+D de Epson, estrategia que se afianza firmemente en el compromiso de desarrollar tecnologías innovadoras que ayuden a solucionar problemas sociales».

  • Raúl Sanahuja
    Raúl Sanahuja

    Dirección de correo electrónico

    prensa@epson.es

    Teléfono

    +34 93 582 15 00