Grandes cambios para la oficina del futuro

La tecnología no sólo cambiará nuestro modo de trabajar, sino también nuestros espacios de trabajo. Te explicamos por qué.

La oficina moderna es un lugar dinámico que ha vivido grandes cambios en los últimos años. Se ha pasado del típico despacho en un rincón a una oficina diáfana y, después, a las zonas de trabajo modulares. Ahora nos enfrentamos a una nueva evolución, tal y como señala el reciente estudio de Epson.

La oficina europea del futuro ya no tendrá el típico diseño abierto sino que constará de espacios más pequeños y entornos personalizados para grupos específicos de empleados. Así lo ve el 66% de los más de 7000 empleados europeos encuestados como parte de nuestro estudio sobre el entorno laboral del futuro .Pero la revolución no se acaba aquí.

El auge de la oficina virtual

La oficina física tal y como la conocemos hoy está experimentando una profunda transformación que, a ojos de muchos, supondrá el fin de los espacios tradicionales de trabajo. El cambiante panorama actual se define por la conectividad, que empieza a desempeñar un papel decisivo en nuestro modo de trabajar.

Nuestro estudio revela que el 65% de los empleados europeos encuestados cree que las oficinas serán cada vez más pequeñas y que se trabajará a distancia. Las tecnologías colaborativas permitirán que se pueda trabajar cada vez más desde casa. Y, además, el 62% de los encuestados ve con muy buenos ojos el impacto que tendrá esta revolución en la productividad.

Según Eurofound, una media del 17% de los trabajadores de los 28 países de la UE ya trabaja en cierta medida de modo remoto en sus roles actuales. Se establece así un marco flexible de trabajo que resulta posible gracias a la capacidad de conexión de los sectores industriales actuales.

Es muy poco probable que la oficina física desaparezca por completo a causa de la tecnología pero, según nuestro estudio, sí está experimentando una profunda transformación tecnológica. Además de la conectividad, la personalización será un factor decisivo. El 65% de los encuestados cree que la personalización de la tecnología será viable en la oficina del futuro para atender las necesidades de cada individuo. Como resultado, los arquitectos y diseñadores serán aliados importantes para las empresas y contribuirán a garantizar que la transición a la oficina del futuro se realice con éxito.

Colaboración virtual en todo el mundo

Además de este cambio en el marco físico, la tendencia a trabajar desde casa gracias a la tecnología permitirá que haya una mayor colaboración entre los empleados locales y los de todo el mundo. Según el 71% de los encuestados, las futuras salas de reunión serán totalmente virtuales. Los empleados repartidos en espacios de trabajo de todo el mundo gracias a tecnologías como la RA o los proyectores holográficos podrán participar en los grupos de trabajo en tiempo real. Así, se multiplican las posibilidades de trabajar con profesionales muy cualificados de todo el mundo.

Este lejano futuro también plantea retos; no hay que desdeñar el impacto que puede tener en el compromiso del empleado. Nuestro estudio revela que el 68% de los encuestados cree que los trabajadores se sentirán menos comprometidos con la empresa a medida que cobra protagonismo el trabajo desde casa, menos orientado al equipo y más impersonal.

Parece que, conforme evolucione la oficina del futuro, también cambiará la necesidad que tienen las empresas de hacer partícipes a sus empleados. La oficina del futuro, personalizada y colaborativa, premiará el esfuerzo realizado con un entorno laboral verdaderamente interconectado.

¿Quieres saber más?

Descárgate el estudio completo para mayor información: