Impresión 3D para una fabricación local

Los trabajadores europeos creen que la empresa del futuro será como una gran impresora 3D móvil con capacidad para adaptarse a diversos entornos y fabricar a la carta

Impresión 3D para una fabricación local

Los pedidos de los clientes cambian y la fabricación tiene que adaptarse. El panorama moderno implica dar salida a pedidos más rápidos, donde el vacío entre el deseo del consumidor y lo que acaba comprando es cada vez menor y donde la necesidad de personalización va en aumento.

En esta ola de transformación tecnológica, la impresión 3D consituye una herramienta muy valiosa para la industria manufacturera. Se sitúa a la vanguardia de una revolución que llevará a un futuro de fábricas inteligentes, tiradas de producción más cortas y respuestas localizadas según demanda. Según el estudio de Epson, esta revolución no se limitará a obtener mayor velocidad de suministro. De hecho, el 65% de los empleados de empresas europeas cree que la calidad del producto mejorará como resultado de las nuevas tecnologías.

Esta es una de las conclusiones del estudio de Epson, centrado en el impacto que se espera que tengan las tecnologías en los sectores clave europeos en la próxima década. El estudio se basa en entrevistas con diecisiete líderes de opinión de alto nivel, cuyas hipótesis se contrastaron con la percepción de más de 7000 dirigentes empresariales y empleados europeos.

Impresión a la carta

La impresión 3D va cobrando cada vez un mayor protagonismo: entramos en una época de productos extremadamente locales y personalizados. La fabricación sigue la pauta marcada por el sector del retail, que reacciona a la tendencia emergente WYSIWYP ("lo que ves es lo que puedes imprimir"). Los clientes pueden elegir y personalizar artículos con un alto nivel de detalle, en contraste con el tradicional modelo de comprar lo que se ofrece.

La impresión 3D es la pieza clave del cambio en el panorama del retail, según el futurólogo Christopher Barnett. Y sus ventajas no se limitan a la personalización de artículos. Esta tecnología nos permite imprimir productos que tengan varias piezas de una sola vez, simplificando las complejas cadenas de producción.

Cadenas de producción más cortas

En todos los sectores, desde la industria aeroespacial hasta la medicina, la impresión 3D permitirá ahorrar en material y favorecer una fabricación más personalizada, generando así nuevos ecosistemas de negocio intersectoriales. Si bien los modelos tradicionales de fabricación siguen teniendo un papel importante, el 57% de los empleados este del sector industrial cree que, en general, las instalaciones serán cada vez más locales.

En este nuevo contexto, los expertos afirman que las empresas evolucionarán hasta convertirse en impresoras móviles gigantes que se trasladarán al lugar solicitado; el centro de la ciudad, por ejemplo. Nuestro estudio revela que el 65% de los empleados del sector industrial de fabricación, cree que ello resultará en productos impresos a la carta y no fabricados al por mayor.

Puede que parezca una ambición lejana, pero se trata de una realidad que ya existe. Epson ya ha demostrado el atractivo potencial de la impresión textil a la carta en el sector de la moda 1y la integración de la impresión 3D en sanidad, fabricación, diseño de producto y otros sectores ya está dando beneficios tangibles.

Aumentar el beneficio local

La impresión 3D actúa de catalizador de una revolución local: el 60% de los trabajadores del sector industrial afirma que permitirá que las empresas se reubiquen y apuesten por actividades localizadas. Al combinarla con la capacidad de las fábricas para identificar la demanda de modo remoto, la producción se volverá más rápida, más barata y permitirá ofrecer una producción a la carta, algo que el mercado espera sea una realidad.

Finalmente, el 40% de los encuestados en el ámbito industrial cree que la impresión 3D conllevará unas cadenas de producción más cortas, más sólidas y mejor coordinadas. La producción personalizada cambiará el ámbito de la fabricación global tal y como lo conocemos y, ante un cambio de tal magnitud, será nuestra reacción la que determine el éxito que tengamos. La impresión 3D traerá cambios positivos para las organizaciones dispuestas a adaptarse; ofreciendo beneficios considerables para las empresas, el medio ambiente y la sociedad en la que vivimos.

¿Quieres saber más?

Descarga el estudio completo para más información: