Iniciativa sostenible

Por qué la impresión profesional no debe suponer un coste medioambiental

Iniciativa sostenible

Cada vez más empresas de todos los tamaños están acelerando cambios hacia lugares de trabajo más sostenibles. Algo que no debería sorprender. Aunque hay diversas tecnologías y formas de influir en el impacto medioambiental, la elección del equipamiento tecnológico para los servicios de impresión no cuenta con la relevancia que comporta, a pesar de que podría repercutir sustancialmente en el ahorro energético.

Echa un vistazo a la impresora de tu oficina. ¿Es una impresora láser o de inyección de tinta? Ahora plantéate si conoces el impacto que tiene esta tecnología en las emisiones de carbono de tu empresa.

Si pudieses elegir una impresora que consume un 96 % menos de energía, ¿lo harías? La buena noticia es que si el dispositivo de tu oficina es una impresora de inyección de tinta, ya has dado un gran paso hacia la reducción del impacto medioambiental.

Bueno para el medio ambiente y los resultados

En Epson, hemos comprobado que los resultados de varias pruebas independientes avalan lo anteriormente mencionado. Los números hablan por sí solos: la inyección de tinta supera con creces al láser en todos los aspectos medioambientales, que no solo suponen un beneficio para nuestro entorno, sino que también afectan a los resultados netos globales de tu empresa. Este es el motivo por el que apoyamos la tecnología de inyección de tinta como el futuro de la impresión profesional.

Nos encontramos en un momento crucial en Europa, donde la sostenibilidad se vuelve un elemento esencial para lograr el éxito de una empresa. Al hablar con los clientes y hago el seguimiento durante los procesos de compra, cada vez me encuentro con más peticiones específicas sobre medio ambiente y eficiencia.

Al tratar con las divisiones de compras de nuestros clientes, debemos responder a preguntas sobre todos los aspectos relacionados con la RSC: desde si apoyamos los principios del Pacto Global de las Naciones Unidas hasta cuestiones acerca de nuestra propia política medioambiental, pasando por dudas específicas sobre innovación que permite reducir los costes de impresión. Tanto las empresas del sector privado como las del sector público y, especialmente aquellas que ya publican informes de carácter no económico, quieren garantizar que tienen toda la información sobre uso de la energía e impacto medioambiental de sus activos, desde la bombilla más pequeña hasta la impresora más grande.

Directivas sobre informes de carácter no económico

En un giro de los acontecimientos que solamente nos beneficia a largo plazo, esperamos que esta aproximación a mayor detalle en la información pública sea más común entre las empresas. Con la implementación de las directivas sobre informes de carácter no económico procedentes de la UE (que pretenden demostrar la huella de una empresa, es decir, las acciones positivas llevadas a cabo para compensar el impacto negativo) y las recomendaciones gubernamentales, normativas como la Directiva de eficiencia energética de la Unión Europea que requiere que "las grandes empresas realicen auditorías de energía al menos cada cuatro años" están dando gran importancia al impacto medioambiental generado por las empresas.

Existe una evidente preocupación acerca de la carga administrativa de dichos informes y su influencia en otros aspectos empresariales como los procesos de compras. Por ejemplo, actualmente, se aplican requisitos de divulgación de información de carácter no económico a determinadas empresas de gran tamaño (más de 500 empleados) con la intención explícita de reducir al mínimo la carga administrativa. Sin embargo, esperamos un efecto goteo inevitable en empresas más pequeñas, ya que las grandes corporaciones intentan cumplir con sus obligaciones en toda la cadena de suministro.

Los hechos hablan por sí solos:

como director de RSC de Epson Europa, creo firmemente que la elección de la tecnología de impresión puede tener un gran impacto en nuestras emisiones colectivas, aunque aparentemente se trate de un cambio pequeño. Evidentemente, no se trata de un caso aislado y todas las tecnologías utilizadas en el lugar de trabajo se deben tratar con el mismo respeto medioambiental. Sin embargo, es muy común subestimar el efecto de esta tecnología empresarial relativamente discreta. Por este motivo nuestro enfoque, nuestra inversión y nuestro compromiso con la I+D se centran firmemente en la inyección de tinta, puesto que como tecnología sigue demostrando su valor y sus ventajas relacionadas con la sostenibilidad.

¿Qué beneficio supone en cifras el cambio a la impresión de inyección de tinta? ¿Qué resultados de relevancia, se consiguen con un pequeño cambio?

Los hechos hablan por sí solos y, cuando se trata de la impresión, la inyección de tinta es claramente la ganadora.

  • Ecoeficiencia: la inyección de tinta produce un 99 % menos de residuos que la tecnología láser [1]
  • Emisión de gases al ozono:la inyección de tinta no emite gases de ozono 
  • Consumo energético: la inyección de tinta consume un 96 % menos de energía que la tecnología láser [3]
  • Velocidad: la inyección de tinta es hasta 3,5 veces más rápida que la tecnología láser [4]
  • Productividad: la inyección de tinta reduce el tiempo destinado a las intervenciones en hasta un 98 % en comparación la tecnología láser [5]
  • CO2:la inyección de tinta produce hasta un 92 % menos de CO2 que la tecnología láser [6]