¿Llamaremos algún día "doctor" a un robot?

¿Está la sociedad preparada para aceptar el nuevo rol que desempeñarán las tecnologías de la salud?

¿Llamaremos algún día

¿Listo para que el doctor-robot te visite? Es muy posible que estemos a punto de vivir una verdadera revolución robótica en la sanidad. La tecnología va a cambiar nuestro modo de entender la salud, y la robótica en particular tiene el potencial necesario para revolucionar la prestación de servicios sanitarios en áreas muy variadas que van desde la cirugía hasta la atención directa al paciente.

Si bien la transformación en el ámbito sanitario es una posibilidad cada vez más a nuestro alcance gracias a la tecnología —la supervisión a distancia del enfermo, la impresión 3D y la robótica avanzada van a revolucionar la medicina—, el principal reto al que nos enfrentamos es el cambio en el modo de pensar de nuestra sociedad. ¿Estamos preparados para adaptarnos y aceptar las innovaciones tecnológicas en un sector que se basa en gran medida en las relaciones humanas?

Llamando al doctor robot

Según un estudio reciente de Epson que investiga cómo será el marco laboral del futuro, todavía queda lejano que un día nos atienda un doctor robot, pero no deben desdeñarse los importantes progresos que ya están teniendo lugar.

La robótica y la inteligencia artificial desempeñarán un papel decisivo en el quirófano del futuro. Nuestro estudio revela que el 46% de los trabajadores del sector de la sanidad conoce (y acepta) que operar y diagnosticar con ayuda de robots dotados de IA será algo revolucionario en el sector de la sanidad. Un 34% sabe (y acepta) que el tratamiento y la atención dispensados por robots dotados de inteligencia artificial será un elemento revolucionario que liberará recursos para que los profesionales médicos puedan desempeñar un papel más satisfactorio.

Mejor atención al paciente

La concepción tradicional de la figura del médico —como la entendemos en la actualidad— no desaparecerá, sino que evolucionará y se activará gracias al surgimiento de las nuevas tecnologías. Al tener cubiertas las necesidades de atención y supervisión, así como un acceso directo a los datos y análisis gracias a las nuevas capacidades tecnológicas, los doctores dispondrán de más tiempo para centrarse en los pacientes y podrán gestionar mejor tanto su tiempo como sus conocimientos.

Lo que realmente cabe preguntarse es qué el grado de aceptación e incorporación tendrá esta tecnología transformadora. En un sector que se basa en las relaciones humanas, ¿están dispuestos los pacientes a que la tecnología gestione su salud?

Se acerca la sanidad del futuro

Ya se reconoce la mejora que comportarán estos avances en la atención al paciente y en los beneficios generales en el sector de la sanidad. La inversión de la sanidad en tecnología ya ha experimentado un gran crecimiento, se prevé que solo el mercado de la IA experimente un crecimiento de su CAGR del 41% hasta 2021, y que la impresión 3D en sanidad tenga un valor de seis mil millones de USD en 2025..

Somos testigos de una evolución fascinante que proporcionará una mayor eficiencia, una atención más organizada y, por último, mejores resultados clínicos para los pacientes. Con el reto de garantizar la inclusión de sistemas educativos adecuados, marcos para la capacitación, instalaciones hospitalarias y mejores prácticas, puede que el verdadero problema al que nos enfrentemos no sea el resultado final, sino las dificultades que deben superarse para llevar a la práctica esta transformación, además de la aceptación del paciente (no menos importante).

¿Quieres saber más?

Descárgate el estudio completo para mayor información: