Por qué creo que el monozukuri no es solo el arte de la fabricación, sino también un arte para la sociedad

Pasión por la tecnología

Por qué creo que el monozukuri no es solo el arte de la fabricación, sino también un arte para la sociedad

Tras iniciar mi carrera como ingeniero en el sector de la impresión a finales de la década de 1970, no imaginaba que Epson se convertiría en la empresa que es hoy: un líder mundial en tecnología que tiene por objetivo mejorar la sociedad y el mundo en el que vivimos. A la gente le sorprende saber que Epson es mucho más que una empresa de impresoras y, en una época en la que la tecnología es omnipresente, me gustaría que todo el mundo conociera los avances tecnológicos que Epson aporta. Tenemos una verdadera pasión por descubrir nuevos dominios con nuestras tecnologías originales y esta aspiración de probar cosas nuevas y el deseo de avanzar hacia lo inesperado son necesarios en una época en la que la tecnología es cada vez más esencial en nuestras vidas. Las personas aceptan con reservas las ventajas que la tecnología proporciona a su puesto de trabajo en términos de mayor productividad, pero al mismo tiempo se sienten cada vez más distanciadas y reticentes. Como fabricante, nuestra intención es disipar estos temores y crear productos que ayuden a resolver los problemas reales y mejorar la vida de las personas; como organización, nuestra responsabilidad es integrar la tecnología en el lugar de trabajo, y como sociedad, nuestra función es aceptar las oportunidades que ofrece la tecnología. 

Una fuerza positiva en la sociedad

Sin embargo, debo admitir que nuestra empresa no siempre ha estado tan centrada en el cliente y hubo un tiempo en el que fuimos culpables de mirar más hacia la competencia que hacia el cliente. Cuando me nombraron presidente, decidí fijar el objetivo prioritario de convertirnos en una empresa indispensable que actuara como una fuerza positiva en la sociedad. Siempre he valorado nuestro espíritu japonés tradicional de monozukuri, el arte y la ciencia de la fabricación que nos mantenía centrados y con capacidad de ofrecer productos innovadores al mercado, y consideré que había llegado el momento de volver a nuestras raíces. El monozukuriha sido el centro de nuestra empresa desde que empezamos a fabricar piezas de reloj de alta precisión hace 75 años y, aunque muchos de nuestros competidores subcontratan la producción, nos sentimos orgullosos de nuestro modelo de negocio integrado verticalmente que no solo significa que fabricamos nuestros propios productos, sino que además nos permite conservar la capacidad de reflejar las necesidades del cliente en el diseño y la creación de estos productos. Sin embargo, no es solo una filosofía articulada en cada producto de Epson; también se aplica a la forma en que trabajamos y creo que estos valores tradicionales son aplicables al mundo de hoy en día y del futuro. Entramos en una época en que muchos no saben a ciencia cierta qué nos depara el futuro y, en este contexto, hay dos principios del monozukuri que creo que tendrán repercusión en la sociedad actual. 

Centrarse en el cliente

El primer principio gira en torno a " centrarse en el cliente”. Es cierto que es imprescindible tener una visión, ya sea como individuos o como organización, pero esa visión debe ser realista y debe satisfacer las necesidades de las personas que nos rodean. El desarrollo de la gama de gafas inteligentes Moverio de Epson está basado en este enfoque. Mientras que otros diseñaron una gama de productos destinados a los consumidores, Epson vio una oportunidad única para desarrollar un producto adaptado a las necesidades de la empresa y del ámbito profesional. Contábamos con muchas opciones para el desarrollo de este producto, pero decidimos escuchar lo que nuestros clientes querían: por ejemplo, una estructura más sólida y duradera, una cámara de calidad superior y mayor duración de la batería. Queríamos crear un producto único basado en la tecnología de Epson, que otros no pudieran imitar. El resultado ha sido un producto útil y fácil de utilizar que ha experimentado un éxito creciente en el mercado y un modelo que seguiremos perfeccionando a medida que evolucionen las necesidades de la industria.

Mejora continua

El segundo principio se basa en la "mejora continua . Todo lo que hacemos debe girar en torno a centrarse en un objetivo mayor y adoptar un enfoque decidido y en generar mejoras continuas que nos permitan alcanzar ese objetivo. Cuando aparecen obstáculos, esta mentalidad nos da la fuerza necesaria para seguir adelante aun cuando otros de nuestro entorno claudican. Esta fuerza, combinada con nuestra visión de la impresión a finales de la década de 1980, me permitió imaginar, junto a mi equipo, las posibilidades de futuro que podía ofrecer la tecnología piezoeléctrica en el ámbito de la impresión. En la década de 1990, tuve la posibilidad de liderar un equipo de desarrollo de proyectos con 80 ingenieros altamente cualificados para empezar a trabajar en la comercialización de tecnología Micro Piezo. Actualmente contamos con una de las gamas de impresoras de inyección de tinta más innovadoras que utilizan esta tecnología y aportan a nuestros clientes una gran cantidad de ventajas relacionadas con el medio ambiente, la eficiencia y el incremento de la productividad. 

Epson como empresa líder en tecnología

Tecnología aparte, he aplicado este mantra a mi función como presidente de Epson. En combinación con mi formación en ingeniería, deseaba optimizar el enfoque de la empresa concentrándonos en nuestros puntos fuertes y aplicando estos puntos fuertes a áreas en las que podíamos generar valor original y marcar una diferencia en la vida de las personas. Esta idea se hizo realidad en 2016, cuando creé una visión para la empresa que abordaba las cuatro áreas principales de innovación: inyección de tinta, comunicaciones visuales, dispositivos portátiles y robótica. Como resultado, nuestra empresa ha experimentado un crecimiento considerable en estos segmentos estratégicos para el negocio. De hecho, actualmente Epson es una de las empresas líderes en tecnología del mundo, con ingresos por ventas de 9 mil millones de dólares*, más de 80 000 empleados distribuidos en 86 empresas y posiciones sólidas, si no líderes en el mercado, de nuestras impresoras de inyección de tinta, proyectores, gafas inteligentes y robots industriales en estas áreas principales. También somos un motor de innovación. Dedicamos 1,4 millones de euros diarios a I+D, presentamos aproximadamente 4000 patentes nuevas cada año (contamos con unas 50 000 patentes en todo el mundo) y hemos sido elegidos como uno de los 100 principales innovadores mundiales durante seis años consecutivos [1].

 

[1] En 2017, Epson se clasificó entre los 100 innovadores globales más importantes de 2016, una lista publicada por la empresa Clarivate Analytics, anteriormente Intellectual Property & Science de Thomson Reuters, cuya sede se encuentra en Filadelfia. Epson se ha clasificado todos los años en esta lista desde su creación, en 2011.

 

Visión corporativa de Epson

Ahora estamos a punto de dar el siguiente paso y estoy listo para impulsar el avance de la empresa. Nuestra visión corporativa (Visión corporativa Epson 25) es de crecimiento basado en la creación y el desarrollo de una serie de productos que generan valor original y está diseñada específicamente para una nueva era conectada de personas, cosas e información. Es una visión que esperamos que culmine en unos ingresos globales de 1700 millones de yenes (aprox. 15 mil millones de dólares) en 2025. Seguirá siendo una visión centrada en nuestro espíritu de artesanía, dedicación a nuestros clientes y compromiso con nuestras responsabilidades en lo que se refiere a proteger el mundo en el que todos vivimos.

Estoy completamente convencido de nuestro potencial de ser mucho más que una empresa de impresión. Aunque sea y siga siendo una parte esencial de quién somos, tenemos el potencial para prosperar en los ámbitos de robótica, dispositivos portátiles y proyectores, gracias a nuestra tradición de I+D y fabricación: el monozukuri. Mi objetivo es innovar y crear nueva tecnología con la aspiración de crear un mundo mejor porque es cierto que la tecnología va a cambiar el mundo que nos rodea. Creo que ha llegado el momento de dar el siguiente paso: hagámoslo juntos.