¿Qué harías si tu trabajo se viera amenazado por la tecnología?

Existe cierto optimismo entre los trabajadores sobre el impacto de la tecnología en su trabajo, pero no debe darse por seguro

La tecnología cambiará completamente el entorno laboral. La evolución del sector puede ser muy rápida o bien producirse de forma gradual en las próximas décadas. Si bien la velocidad del cambio puede ser objeto de debate, que éste se producirá es algo irrefutable.

En un estudio reciente cuyo objetivo era analizar la oficina del futuro, Epson entrevistó a líderes de opinión y a más de 7000 trabajadores europeos para obtener información de primer nivel sobre los cambios que se avecinan y el impacto que tendrán en el entorno laboral. Nuestro estudio desvela un futuro en el que la eficiencia obtenida gracias a la tecnología (como la realidad aumentada o la inteligencia artificial) transformará la concepción que tenemos del lugar de trabajo. Que las empresas sean capaces de integrar con éxito estas tecnologías marcará la diferencia entre ser competitivo o quedarse atrás.

Más allá del cambio en las empresas, también será necesaria una transformación en cómo nos relacionamos con la tecnología individualmente. Los empleados deberán aprender a adaptarse y a desarrollar las habilidades necesarias para crecer paralelamente a la revolución tecnológica.

¿Qué piensan del cambio los empleados?

El estudio de Epson revela que, en general, los trabajadores europeos son conscientes del gran cambio que pueden generar las nuevas tecnologías, en un contexto de gran optimismo. Al mostrarles cómo la tecnología puede definir su lugar de trabajo, un 72% manifestó ser optimista ante el futuro, y un 65%  de los encuestados expresó que está dispuesto a formarse para los nuevos roles en caso necesario. Esa predisposición al cambio será vital para determinar el futuro de los empleados.

A nivel empresarial, el cambio requerirá de un gran compromiso con la comunicación si se quiere hacer partícipes a los empleados de los cambios en el lugar de trabajo. Nuestro estudio muestra que, sorprendentemente, el 6% de los empleados bloquearía la introducción de la tecnología si sintiera que su puesto se ve amenazado por su implementación. Es todavía más sorprendente que esta cifra aumente al 17% en puestos de alta dirección.

Estas revelaciones establecen un paralelismo indiscutible con La revolución del ludismo durante la Revolución Industrial, una época de disturbios en la que se retrata de modo emblemático y perdurable la reacción de los trabajadores frente a la revolución tecnológica. Si bien la creencia popular sitúa a estos trabajadores como fervientes opositores a la tecnología, hay quien considera que fue el modo de implementar dicha tecnología lo que actuó como catalizador de sus apasionadas protestas. Sin duda, las empresas deben esforzarse por evitar estos paralelismos.

Cambios y ventajas

En última instancia, la tecnología está lista para proporcionar ventajas sustanciales tanto a las empresas como a sus trabajadores. No cabe duda —por las conclusiones del estudio— de que la mayoría de empleados están listos para participar en el cambio tecnológico. Aun así, sigue habiendo barreras para el cambio, y por ello es necesario hacer partícipes a los empleados en el debate y en el proceso de puesta en práctica.

Además de los retos a los que se enfrenta la empresa, deberán superarse también obstáculos específicos del sector de diversa naturaleza y complejidad: lo veremos con detalle en futuros artículos.

Las cuestiones principales siguen vigentes: como individuos, ¿depende de nosotros garantizar que la tecnología se implemente con éxito? Aún más allá, ¿estamos dispuestos a esforzarnos para desarrollar y comprender las habilidades que garantizarán el éxito?

¿Quieres saber más?

   

Descárgate el estudio completo para mayor información: