Chiasa y Epson en la búsqueda de la etiqueta perfecta

Chiasa y Epson en la búsqueda de la etiqueta perfecta

La compañía especialista en producción de material de etiquetas introduce ColorWorks en sus procesos de trabajo, confiando en la calidad de impresión a color y el ahorro en costes que supone

Chiasa, especialista en producción de etiquetas autoadhesivas con gran entrada en mercados verticales a nivel mundial, incluyendo el retail y calzado, ha incorporado diversas unidades de impresoras de etiquetas a color ColorWorks de Epson en sus procesos de producción. 
El principal objetivo de la compañía al incorporar esta tecnología era agilizar sus procesos de etiquetado para embalaje, así como optimizar la rápida identificación de sus propios productos en almacén. Para ello, confiaron en ColorWorks como una solución ideal, puesto que la reproducción del color es de la máxima calidad, aprovechando el “know-how” en inyección de tinta de la multinacional japonesa. 

Identificación de producto

Cuando uno camina por las instalaciones de Chiasa, observa cómo enormes bobinas de papel autoadhesivo de diversos formatos conforma un paisaje peculiar, muy industrial, y de grandes dimensiones. En estos entornos de almacenaje, resulta complicada la identificación de un producto concreto, puesto que se encuentran embalados y a gran altura. Poder gestionar etiquetas específicas, con información a color, resulta de gran ayuda para esta rápida identificación, de un simple vistazo. Y, como dicen que “el tiempo es oro”, conseguir optimizar esos tiempos de gestión interna de materia prima, acaba redundando en la cuenta de resultados, puesto que se gana una importante cantidad de minutos que se pueden dedicar a una mayor producción y, por ende, productividad.

El color importa, y mucho

Chiasa en su afán por innovar y adentrarse en la tendencia a la personalización ha generado un nuevo producto encajado, con diversas muestras de etiquetas que envían al usuario final. Un packaging novedoso y elegante, que merecía una etiqueta a la altura. Las impresoras ColorWorks de Epson se han convertido en su mejor aliado, proporcionando una alta calidad de impresión, una excelente fidelidad a la imagen original y colores brillantes. Así, la propia etiqueta impresa con ColorWorks realiza una doble función: identificar el producto con la imagen de marca de Chiasa, y precintar la caja de presentación que se envía al cliente.

Una mirada puesta en el textil

La tradición industrial de Chiasa se vincula a procesos productivos relacionados con el sector textil. Pionera en el resinado de productos como cintas de refuerzo para calzado o etiquetas para confección, Chiasa ha evolucionado hasta la creación y producción de etiquetas autoadhesivas y termo-adhesivas. Pero esa tradición textil se sigue manteniendo como palanca de innovación y avance, por lo que Chiasa ha desarrollado una nueva etiqueta textil adaptable para la impresión inkjet, algo en lo que Epson está muy interesada porque resultará en una solución muy útil para entornos de decoración y producción de textiles a gran escala. 
Y es que, la combinación del conocimiento técnico de procesos industriales junto a la excelencia en el servicio logístico y la distribución que demuestra Chiasa, complementa a la perfección la evolución tecnológica que han supuesto las últimas inversiones de Epson en su sistema de impresión por inyección de tinta. La escalabilidad del cabezal de impresión PrecisionCore, ya incorporada a la gama de impresoras ColorWorks, redunda en beneficio del usuario aportando mayor velocidad, máxima precisión y una excelente calidad. 

La etiqueta perfecta

En la búsqueda de la etiqueta perfecta, Epson y Chiasa se suman a la tendencia de mercado. No hay una etiqueta perfecta, sino tantas como clientes. Cada uno de ellos tiene unas necesidades específicas. Por tanto, no existe una etiqueta perfecta, pero sí un sistema de producción de etiquetas excelente. Y aquí, la sinergia entre Chiasa (proveedor de material de etiqueta) y Epson (proveedor de tecnología para la impresión de etiquetas) se acerca a la perfección. De la mano de ADN, como partner tecnológico y aprovechando su proximidad y capacidad de adaptar soluciones a las necseidades de clientes, todo fue mucho más fácil. El objetivo era claro: etiquetas en color, rápidas y de bajo coste.

Descubre más sobre esta historia en el vídeo: https://youtu.be/quJ0hQFWDo4