Epson ayuda a crear muesli con un toque personal

Los clientes de Kölln-Haferland eligen muesli a su gusto

Epson ayuda a crear muesli con un toque personal

En su tienda principal en el centro de Hamburgo, los clientes de Kölln-Haferland crean su propio muesli e imprimen una etiqueta personalizada.

El toque personal

Los copos de avena de Kölln gozan de amplio reconocimiento en Alemania; Haferland (que significa tierra de avena) ofrece más de 30 productos diferentes.

Los visitantes pueden visitar la fábrica o hacer un descanso en la tienda de delicatessen, donde encontrarán una amplia selección de comidas y bebidas. Además de una amplia variedad de opciones de muesli, también se ofrecen pasteles y quiches, todo con un componente común: la avena como ingrediente principal.

La opción de preparar muesli personalizado en la estación de preparación de muesli y de diseñar tu propia etiqueta también está resultando muy popular.

 

Proyecto insignia

En 2013, cuando se encontró la ubicación adecuada para la tienda insignia en Hamburgo, comenzó un intensivo trabajo para implementar el proyecto Haferland, en el cual Kölln invirtió alrededor de un millón de euros.

En él participaron numerosos colaboradores, consultores y proveedores. La selección de hardware y software, así como la creación de contenido multimedia y plantillas para el dispositivo de pantalla táctil que controla la impresora de etiquetas, corrieron a cargo de Albert Bauer Companies.

 

Exigentes requisitos

“Seleccionar el hardware y software adecuados para Haferland fue sin duda un desafío”, explica Soenke Ledtje, de Albert Bauer Companies. "Por ejemplo, las dos pantallas en la pared multimedia y el monitor en el escaparate tenían que funcionar de manera continua. Son claves a la hora de avisar de las diversas campañas en marcha a los clientes de Haferland y a los viandantes y al mismo tiempo proporcionan información sobre los productos de Kölln".

Ledtje añadió: “Las especificaciones para los distintos dispositivos, incluida la impresora de etiquetas, eran muchas. Era fundamental que la impresora pudiera imprimir en color, que fuera robusta, fácil de usar y compacta y que quedara oculta detrás de un panel frontal. Además, era crucial que la impresora pudiera usar fácilmente rollos, fuera fácil de mantener y ofreciera una excelente relación calidad/precio.

 

"Siguiendo la recomendación de nuestros colaboradores en la empresa especialista en etiquetado Niesel-Etikett, nos decantamos por la ColorWorks C3500 de Epson. Gracias a su velocidad de producción de hasta 103 mm por segundo, la impresora es capaz de producir el volumen necesario de etiquetas incluso durante los periodos de alta demanda de clientes. La calidad es magnífica y la tinta es duradera y no mancha. Esto hizo que la decisión fuera fácil de tomar”, explica Ledtje, “y el proceso de encargo e instalación de la ColorWorks C3500 fue fluido, una gran ventaja teniendo en cuenta el poco tiempo disponible”.

 

Etiquetas individuales

La opción de preparar un muesli a medida, con su propia etiqueta, es el atractivo principal de la tienda para muchos clientes. Tras elegir entre tres mezclas básicas diferentes, hay otros 15 ingredientes en la estación de preparación de muesli. Con ingredientes que incluyen una vigorizante mezcla de semillas y almendras peladas con miel y sal, hay algo para todos los gustos.

Una vez que se ha preparado el muesli, se imprimen las etiquetas individuales. El cliente utiliza simplemente la pantalla táctil intuitiva para (en la actualidad) elegir entre tres diseños básicos diferentes, cada uno de ellos disponible en inglés y en alemán. Después el cliente elige las palabras que desea utilizar en las etiquetas. La ColorWorks C3500 se pone a trabajar silenciosamente detrás del panel especialmente diseñado, imprimiendo rápidamente etiquetas de excelente calidad. El cliente pega la etiqueta terminada en su paquete de muesli.

“Casi todos los clientes que preparan su propia mezcla de muesli personal también aprovechan e imprimen una etiqueta individual”, explica Jessica Poek, directora de sucursal de Haferland. "Las etiquetas personalizadas han tenido una magnífica acogida por parte de los clientes y ofrecen no solo una experiencia exclusiva, sino también una impresión rápida y de calidad que no mancha". Tras una breve sesión de formación, el personal de la tienda pudo ocuparse de sustituir los cartuchos de color y recargar el papel para las etiquetas. “Verdaderamente sencillo”, dice Jessica Poek entusiasmada.