Reducción de los tiempos de ciclo a 30 segundos en Zorn

Los robots SCARA aceleran la producción

Cuando se trata de precisión milimétrica y sistemas de iluminación potentes, hay que pensar en Zorn. Esta empresa alemana lleva 50 años fabricando bombillas de tamaño reducido diseñadas específicamente para el sector sanitario.

Perfectas hasta el más mínimo detalle

Las bombillas de alta precisión de este tipo requieren los niveles más altos de calidad y fiabilidad hasta el más mínimo detalle. Para cumplir los requisitos de estos productos excepcionales, fue necesario desarrollar sistemas totalmente automatizados y semiautomatizados muy complejos, y fabricarlos específicamente para la producción.

Además de una precisión extrema, estos robots necesitaban poder moverse a la máxima velocidad posible para alcanzar el rendimiento que se exige en la línea de producción.

Un procedimiento complejo y delicado

En las dos estaciones de trabajo manuales, las bombillas para las lámparas se insertan en marcos específicamente diseñados, llamados cápsulas. En el siguiente paso, se insertan los filamentos luminosos en las bombillas abiertas por la parte superior. Los filamentos en sí solo están formados por resistentes filamentos de tungsteno de 0,1 mm y las conexiones para el voltaje de funcionamiento. Estas conexiones se fijan mecánicamente con una perla de vidrio.

Cada cápsula contiene 22 nidos, cada uno con una lámpara. Las cápsulas se desplazan después hacia el robot con un elevador. Un escáner láser comprueba que haya una lámpara en cada nido. Una vez completada esta comprobación, el componente premontado se coloca en un tambor en la mesa giratoria.

La pieza se traslada hacia la máquina soldadora mediante la mesa giratoria. Una vez allí, la lámpara se une a un pequeño tubo de cristal suministrado, llamado “bomba”. Un robot Epson SCARA extrae los cuerpos de cristal de la estación de soldadura con una pinza giratoria.
La pieza se traslada entonces a otra estación para el control de calidad. Dos cámaras colocadas perpendicularmente entre sí escanean la lámpara y se comprueba que el cuerpo de cristal esté correctamente soldado y que el filamento luminoso esté perfectamente colocado.

Si el movimiento de la lámpara en la posición de prueba frente a la cámara es impreciso, los resultados de la prueba pueden verse ligeramente afectados debido a la desviación de la posición, lo que puede ocasionar un aumento del número de piezas rechazadas y una reducción de la eficiencia del sistema. En cambio, el sistema de procesamiento de imágenes integrado de Epson garantiza unos resultados precisos y un rechazo mínimo.

En función del resultado del último control de calidad, el robot coloca las lámparas en la posición designada, desde donde se transportan al siguiente paso del proceso.