Speech Code invierte en dos impresoras de etiquetas ColorWorks

Las etiquetas TM-C3500 precisas y duraderas son la solución ideal

Speech Code invierte en dos impresoras de etiquetas ColorWorks

La calidad de impresión, precisión de color, rápida velocidad de impresión y flexibilidad necesarias para satisfacer una amplia gama de aplicaciones convierten a las impresoras de inyección de tinta ColorWorks TM-C3500 en la solución perfecta para el innovador negocio de Speech Code.

Speech Code está ubicado en Viena y es responsable de una innovadora tecnología que transforma cualquier información en un formato audible. Los "códigos de discurso" de los que la empresa toma su nombre ("speech codes" en inglés) son códigos de datos 2D imprimibles a todo color que contienen hasta 40 minutos de información oral con la posibilidad de elegir entre más de 40 idiomas.

Información accesible, sin barreras

Inicialmente los códigos se generan utilizando un generador de código de discurso online antes de imprimirlos en etiquetas utilizando la impresora de etiquetas a color de sobremesa ColorWorks TM-C3500. Una vez aplicado, se puede escanear las etiquetas con smartphones utilizando la App Speech Code, que decodifica la información con un 100 % de precisión y la presenta en formato texto en la pantalla del teléfono o como un comentario de sonido mediante la tecnología de conversión de texto a voz.

Los primeros códigos de discurso se desarrollaron originalmente en 2013 con el sector farmacéutico en mente, como medio para comunicar información esencial sobre medicamentos a personas con dificultades de lectura o que sufrieran discapacidad visual. Sin embargo, se está estableciendo también en otros sectores siendo el turismo, los museos y los espacios al aire libre algunos de los pioneros en su uso. Los códigos de discurso permiten a cualquier persona que tenga un smartphone un acceso sencillo a la información sobre productos médicos o alimenticios así como menús de restaurantes y programas de eventos.

A pesar de que el concepto de código de discurso es similar al de los códigos QR, tal y como explica Richard Hopf, fundador y arquitecto de TI de Speech Code, los códigos de discurso se benefician de importantes ventajas: "La diferencia clave es que los códigos de discurso no tienen barreras, lo que significa que no es necesario tener acceso a Internet para trabajar". El escaneado se realiza sin conexión a Internet lo que aumenta enormemente su flexibilidad. También los hace más rentables; por ejemplo, unos turistas que hacen senderismo en la montaña pueden informarse sobre la flora y la fauna sin incurrir en costes de roaming de datos, incluso en áreas en las que no hay absolutamente ninguna conectividad. Sin embargo, el potencial de los códigos de discurso va mucho más allá del turismo. Tienen un enorme potencial a la hora de apoyar iniciativas de seguridad de productos, inclusión social e internacionalización lingüística".

La empresa imprime códigos de discurso en Viena antes de enviarlos a los clientes, aunque algunos grandes usuarios están planteándose adquirir su propia ColorWorks TM-C3500 para ocuparse ellos mismos de la impresión. Richard insiste en que la calidad de la impresión y la perfección del color son fundamentales para que los códigos de discurso funcionen: "Los códigos, que imprimimos en material de polipropileno, se componen de diminutos puntos multicolor de 0,5 mm que nunca deben fusionarse".

ColorWorks supera a otras impresoras de etiquetas

Tras probar numerosas opciones, Speech Code invirtió en dos impresoras de inyección de tinta ColorWorks TM-C3500. Richard declara: "Son muchos los motivos por los que optamos por las ColorWorks TM-C3500. Superaron a otras impresoras en cuanto a la frescura, nitidez y claridad de los colores y proporcionaron una precisión excelente en los sustratos de polipropileno utilizados para los códigos.

"Además, la resistencia al agua y a los rayos UV así como la durabilidad a largo plazo de las tintas DURABrite son excepcionales. Hemos lavado una etiqueta más de 350 veces en un lavavajillas y aún se escanea perfectamente. Las impresoras también son muy productivas (imprimen a una velocidad de 92 mm/seg) y las etiquetas se secan inmediatamente. La ColorWorks TM-C3500 también nos ofrece mucha flexibilidad en cuanto al sustrato y el tamaño de etiqueta en los que podemos imprimir, por lo que podemos satisfacer una amplia gama de aplicaciones para los códigos. En conjunto, la ColorWorks es sencillamente perfecta para nosotros por su tamaño, velocidad y calidad".