Stroetmann elige impresoras de etiquetas Epson para sus tiendas EDEKA

La ColorWorks C3500 simplifica el etiquetado de estantes

Stroetmann elige impresoras de etiquetas Epson para sus tiendas EDEKA

L. Stroetmann lleva 225 años ofreciendo a sus clientes comestibles de primera calidad. Por ello, a la hora de elegir el sistema de producción de etiquetas para los estantes de sus tiendas EDEKA, su elección fue la Epson ColorWorks C3500.

Esta empresa familiar es un distribuidor mayorista de comestibles que presta servicio a cerca de cien tiendas en colaboración con el grupo de supermercados EDEKA, además de vender al por mayor ingredientes para restauración profesional a comedores y hoteles. 

100.000 etiquetas impresas a la semana

Además de comestibles de calidad, Stroetmann ofrece a sus colaboradores un completo paquete de servicios de marketing, que incluye materiales para el punto de venta como cartelería y acondicionamiento para comercios, así como plantillas de etiquetas para estantes de creación centralizada. 

“La etiqueta es la tarjeta de visita de cada tienda”, explica Florian Vestring, del departamento de TI de Stroetmann. “Los clientes de las tiendas EDEKA que proveemos confían en nuestras etiquetas para encontrar los productos que buscan. La calidad de la etiqueta refleja la percepción de calidad atribuida a los artículos en venta”. Stroetmann desarrolló su software de diseño e impresión de etiquetas internamente, por lo que está precisamente adaptado a las necesidades de sus colaboradores. Las plantillas de etiquetas se distribuyen a las tiendas, donde se imprimen y colocan en los estantes (unas 100.000 a la semana en todas las tiendas).

Fiable, rápida y sencilla

“Antes de tener la ColorWorks, se utilizaban impresoras láser color para imprimir etiquetas que podían arrancarse en hojas de papel preperforado, lo cual no era una buena idea por varias razones”, explica Vestring. “En primer lugar, la calidad de las etiquetas no era siempre la que deseábamos. Además, manejar las hojas preperforadas resultaba trabajoso y nuestros clientes no querían hacerlo. Es fácil entender por qué si te imaginas tener que arrancar mil etiquetas al día en hojas tamaño A4”.

Además, las impresoras láser color utilizadas tampoco estaban a la altura, pues fallaban frecuentemente debido a la enorme carga de trabajo, lo cual implicaba costes de reparación y mantenimiento más elevados. Si a eso le añadimos el coste de los consumibles, es fácil entender por qué Stroetmann decidió que era el momento de pasarse a una solución más sencilla, económica y fiable.

“Leímos que una empresa química neerlandesa utilizaba la solución Epson ColorWorks y estuvimos de acuerdo en que a nosotros también nos beneficiaría”, afirma Vestring. Tras un breve período de prueba, eligieron la C3500, y ahora utilizan 40 impresoras en sus filiales EDEKA, proveídas por Stroetmann.

Uno de los principales criterios a la hora de elegir la impresora fue la capacidad de imprimir información nutricional y elementos gráficos detallados, como logotipos de productos regionales. Gracias a la alta resolución de la C3500, hasta las imágenes detalladas se reproducen a la perfección. “Aunque actualmente no existen normativas legales sobre el diseño de las etiquetas, establecemos estándares para que los clientes no tengan problemas a la hora de leer la información sobre los artículos”, explica Vestring. 

Además de la calidad de impresión y de obtener colores llamativos, otro aspecto muy importante para Stroetmann fue la duración de las etiquetas en los estantes. Las etiquetas impresas no se decoloran ni al tocarlas ni al verse expuestas a la humedad. Gracias a la amplia experiencia en impresión de Epson, la C3500 ofrece una amplia gama de colores resistentes a la decoloración y al agua, incluso en papel de alta calidad.

“También probamos con etiquetas electrónicas para estantes, pero no funcionaron muy bien”, indica Vestring. “Las pantallas eran frágiles y demasiado costosas. La calidad y fiabilidad de las impresoras Epson hizo que nos resultara muy fácil decidirnos a volver a una tecnología de producción de etiquetas sencilla, rentable y de eficacia demostrada”, añade. “No podríamos estar más satisfechos con nuestras impresoras Epson C3500: imprimen etiquetas duraderas de primera calidad”.