Color y elegancia: la nueva moda para la impresión digital

Jacob Kallergis, product manager de Epson Europa, explica las oportunidades de negocio que se crearán con la capacidad de producir elegantes etiquetas en color de forma sencilla y rápida.

Color y elegancia: la nueva moda para la impresión digital

Hace tiempo que se utilizan este tipo de etiquetas, pero la mayoría son monocromáticas y requieren procesos de producción de impresión y de codificación de chip separados. Todo esto implica tiempo, menos flexibilidad, más costes y mucha más complejidad, especialmente en la impresión de tiradas cortas en las que se requiere mucha rapidez. Sin embargo, este panorama ha cambiado con la presentación de la nueva tecnología de Epson que permite a los usuarios producir etiquetas inteligentes en color de alta calidad en impresiones rápidas hechas a medida. Esto resulta fundamental para las empresas de todos los tamaños que desarrollan su actividad al vertiginoso ritmo de la era digital actual.

Gracias a su estrecha colaboración con la empresa estadounidense especialista en sistemas de etiquetado FlexStr8, Epson y sus distribuidores ahora pueden ofrecer codificación RFIDo NFCen línea en la tecnología de impresión de etiquetas ColorWorks: RFID con ColorWorks C7500 o NFC con ColorWorks C3500.

Con estas soluciones basadas en la tecnología de Epson se puede imprimir y codificar etiquetas inteligentes a todo color de alta resolución en un solo paso. El modelo Epson C7500 imprime en una alta calidad (1200 x 600 dpi) con una velocidad total de 300 mm/s y el codificador de Flexsr8 opera al mismo tiempo. Además de la atracción inmediata del color en las aplicaciones promocionales, en otros usos del sector, como el Sistema Globalmente Armonizado de Clasificación y Etiquetado de Productos Químicos (GHS, por sus siglas en inglés), la codificación por colores es un requisito legal obligatorio.

Tanto RFID como NFC son soluciones inalámbricas que pueden identificar a un producto, incluir datos de seguridad o legislativos, realizar el seguimiento del almacenamiento o el desplazamiento de productos y supervisar ambos procesos, o incluso interactuar con los clientes o usuarios al activar contenido en smartphones, tabletso dispositivos de vídeo. Muchas de las plantas de fabricación y minoristas de ropa más importantes ya emplean estas soluciones y se espera que su uso se amplíe, ya que son rentables y se ajustan a los requisitos legales y las estrategias de eficiencia, incluido el Internet de las Cosas y la Industria 4.0.

RFID son las siglas inglesas de "Identificación por radiofrecuencia". Se trata de un sistema inalámbrico que combina un pequeño chip programable y una o varias antenas planas que se pueden incorporar en una etiqueta. La información incluida en el chip se corresponde con un producto o paquete específicos, de modo que cuando se escanea con un lector RFID, se identifica de inmediato. Es una tecnología muy popular porque comprende un rango de hasta 12 m (según la frecuencia de radio) para "leer" los datos, lo que la convierte en una solución perfecta para entornos con mucho movimiento y para varios paquetes.

La mayoría de las etiquetas son "pasivas", por lo que no se requiere batería ni fuente de alimentación. Lo único necesario para activar y leer el chip RFID es la energía de radio del escáner externo. El uso de la identificación por radiofrecuencia está bastante extendido y se empieza a usar cada vez más en puntos de venta y almacenes minoristas para fines de seguridad, control de existencias, recogida y seguimiento. También se ha utilizado para promociones en la tienda donde, por ejemplo, una etiqueta RFID podía activar la reproducción de un vídeo con información sobre productos o rebajas.

Muchos sectores requieren color por diversos motivos y, entre las industrias que están mostrando particular interés en la solución de Epson, encontramos empresas textiles y de ropa, farmacéuticas, aeroespaciales y almacenes.

NFC, por su parte, son las siglas en inglés de "comunicación de campo cercano". Ofrece conectividad inalámbrica estándar de corto alcance que utiliza la inducción de campos magnéticos para permitir la comunicación entre dispositivos al entrar en contacto o al situarlos a pocos centímetros unos de otros (10 cm como máximo). Es similar a la tecnología que se usa al realizar pagos con tarjetas de crédito sin contacto. Este tipo de comunicación y codificación de corto alcance funciona para aplicaciones que requieren medidas de seguridad, como las tarjetas de identificación o entradas inteligentes personales o que deben aplicarse a un objeto específico. Por ejemplo, se pueden utilizar en hospitales para restringir el acceso a un producto o para artículos minoristas, donde se realiza un amplio uso de etiquetas. La tecnología NFC se aplica cada vez más en smartphones, tanto para realizar pagos sin contacto y sin tarjeta bancaria como para activar y mostrar información en la pantalla del teléfono, ya sea una página web sobre un producto, una exposición de un museo, etc.

En el futuro, puede que los pagos en tiendas minoristas no requieran personal y se realicen únicamente con la tecnología de estas etiquetas. Por ejemplo, Amazon.com está haciendo pruebas con tiendas en las que los clientes ya no tienen que escanear códigos de barras, ya que el precio de los artículos se resta automáticamente de sus cuentas cuando salen del establecimiento.

La gama de impresoras de etiquetas por inyección de tinta Epson ColorWorks ofrece una solución de calidad y rentable para aplicaciones de impresión bajo demanda. Los usuarios ya no tienen que pedir grandes volúmenes de etiquetas codificadas previamente, sino que pueden imprimir y codificar lo que quieren, cuando quieren y en sus instalaciones.

El modelo C7500 de Epson ColorWorks permite la producción para todo tipo de aplicaciones, desde entradas consecutivas hasta etiquetas troqueladas sintéticas con acabado brillante o mate. El ligero codificador RFID se monta fácilmente en el rebobinador de la impresora Epson C7500 para operar a la misma velocidad que esta. Es capaz de producir hasta 10 000 etiquetas por hora.

La impresora Epson ColorWorks C3500 es un sistema de etiquetado perfecto para fabricantes y productores independientes que requieren tiradas de impresión más cortas y menores volúmenes de etiquetas y entradas. Se trata de un modelo que produce a 103 mm/s y que puede tratar diversos formatos, como papeles con acabado mate o brillo, medios sintéticos de una amplia gama de formas y tamaños, etc.

Esta impresora de inyección de tinta fija el color desde el cabezal de impresión mediante una serie de pasadas sobre el sustrato. Cuenta con un nuevo proceso en cuatro pasos que mejora la profundidad del color, el contraste y la calidad del resultado.

Para muchas empresas, estas tecnologías de etiquetas inteligentes podrían marcar la diferencia. Continuarán comprando grandes volúmenes de etiquetas a transformadores expertos, pero hay muchos casos en los que la etiqueta no se requiere solo como una identificación o una mejora de la marca, sino que se puede aprovechar su información para medir y supervisar, lo que mejora la eficiencia interna o la interacción con el cliente. Se trata de un recurso rápido, asequible y disponible de inmediato para producir etiquetas inteligentes fiables y de alta calidad.