Conoce al equipo creativo detrás de las cámaras: Jami Reid-Quarrell, especialista de movimiento autónomo

Desde sus inicios en una pequeña localidad de Escocia, Jami ha recorrido el mundo para narrar historias mediante el movimiento.

Conoce al equipo creativo detrás de las cámaras: Jami Reid-Quarrell, especialista de movimiento autónomo

 

Jami Reid-Quarrell, especialista de movimiento autónomo

Desde sus inicios en una pequeña localidad de Escocia, Jami ha recorrido el mundo para narrar historias mediante el movimiento. Ahora afincado en Londres, tiene experiencia en formar a artistas de todo tipo, ya sea para el escenario del Theatre Royal Haymarket o para aparecer en un vídeo musical o publicitario. Jami ha formado su sensibilidad única a lo largo de muchos años, después de estar él mismo en el escenario y delante de la cámara.

 

¿Cuál ha sido tu papel en la creación de esta película?

Me han contratado para controlar el movimiento. Se le puede llamar dirección de movimiento o coreografía. La mayoría de la gente piensa en la coreografía como unos pasos memorizados, pero en muchas ocasiones, en anuncios, en televisión y también en teatro, se necesita algo que no es exactamente coreografía, sino dirección de movimiento. Trabajé con Lewis en el rodaje de Epson en algunos movimientos básicos, para averiguar cómo se sentía más natural. El tiempo es muy limitado en el plató, así que ayuda entrenar estos movimientos. Esa es probablemente mi función más importante. Las gotas de pintura eran muy concretas y teníamos que hacerlo perfectamente. Era importante asegurarse de que Lewis se sintiera cómodo y seguro con los movimientos de antemano, ya que solo teníamos una toma para cada gota de pintura.

 

 

¿Con qué has disfrutado más en la creación de esta película?

Lo que hago es extremadamente visual, y este proyecto depende completamente de lo visual, así que encajamos perfectamente. Ha sido emocionante ser capaz de jugar con algo tan potente en cuanto a los efectos visuales.

 

¿Cuáles son las mejores partes de tu trabajo?

Lograr ser creativo, proponer ideas, hacerlas realidad y ver cómo se muestran a mucha gente es algo increíble y no mucha gente lo consigue. Es bastante especial. También lo es crear sobre la marcha. Puedes planificar todo lo que quieras con antelación, pero siempre tienes que responder a los retos que se presentan cada día, porque nunca hay nada exactamente igual a los guiones gráficos o lo que tienes en la cabeza. Hay pensar rápidamente y reaccionar sobre la marcha.

 

¿Cuáles son las peores partes de tu trabajo?

¡Tener que pensar rápidamente! Supongo que la parte más complicada es no disponer nunca del tiempo suficiente. Pero, si tuviera más tiempo, lo rellenaría y no se me ocurriría el mismo tipo de cosas que se me ocurren bajo presión.

 

DSC_0592_PR

 

¿Cuál es el proyecto más interesante en el que has trabajado?

Aparecí el año pasado en Doctor Who como un nuevo villano, Colony Sarff. También sigo realizando algún trabajo de movimiento con ellos.

He trabajado en un vídeo para Depeche Mode. No llegué a conocerlos porque todo se rodaba por separado en un estudio y luego se mezclaba con metraje de ellos en directo, pero eran unos efectos preciosos.  Los miembros de la banda y las personas en el estudio debían realizar varios movimientos físicos, que se transformaban en electricidad estática y al final se convertían en energía pura. Era precioso.

Los vídeos de música pop siempre son divertidos: tienen la creatividad de los anuncios, pero como son más largos tienes tiempo para las ideas y puedes jugar más con ellas. Hice uno para un grupo sueco llamado Casiokids. La canción era “Finn Bikkjen!”, que en sueco significa “busca el perro”. Corrían por el bosque con el perro y había una secuencia con unos seres alienígenas extraños que tuve que coreografiar.

Uno de mis trabajos favoritos y de mayor perfil fue trabajar para Trevor Nunn en La Tempestad del Theatre Royal Haymarket con actores como Ralph Fiennes y Nicholas Lyndhurst, y coreografiar los movimientos aéreos.

También me estoy implicando en trabajos de captura de actuaciones y movimiento.

 

¿Cómo te iniciaste en el sector?

Comencé como actor, y sigo ejerciendo de ello, y luego pasé a labores más físicas. Fui a la escuela de circo, porque ya estaba interpretando papeles físicos y quería formarme para seguir con ello. Me tomé un descanso de dos años y trabajé exclusivamente en el circo en Francia. Luego volví al Reino Unido y estuve con la Royal Shakespeare Company, porque necesitaban actores que pudieran trepar por cuerdas, tirarse desde ellas y demás, pero que también pudieran interpretar obras de Shakespeare. Todo ello se unió para crear mi especialidad. Interpreté a Puck en la Royal Opera House porque, de nuevo, necesitaban a alguien que pudiera hacer todo eso.

Me centré en el trabajo aéreo en la escuela de circo y estudié principalmente corde lisse[acrobacias en una cuerda vertical], aunque hacíamos de todo un poco: bungee, trapecio y arnés.

Por el camino, siempre han surgido cosas, ya sean mis propios proyectos o peticiones de otras personas para coreografiar. Esta área de dirección de movimiento no es como un espectáculo del West End donde todo depende de pasos y patadas; es algo propio. He trabajado con empresas como Punch Drunk y Frantic Assembly, donde se trata de crear nuevas formas de narrar historias a través del movimiento.

Es un buen equilibrio: a veces actúo, pero siempre disfruto desde el exterior cuando tengo la oportunidad de aportar un ojo creativo.

 

 

¿Cuál fue tu experiencia en la escuela? ¿Cómo ha sido tu formación desde entonces?

En la actualidad hay elementos como exámenes de baile y de arte dramático. Yo no contaba con eso en mi pequeña escuela de una localidad diminuta de Escocia. Tenía que encontrarlo y busqué talleres de arte dramático. Comencé con películas de ciencia ficción de aficionados con poco presupuesto. El tipo que hizo la película en la que participé cuando tenía 12 años creó Alien Wars, que era un espectáculo interactivo basado en las películas de Alien. Comenzó en Glasgow y finalmente llegó a Londres.

Trabajé con una compañía llamada Blue Raincoat Theatre en Sligo (Irlanda). Ahí es donde aprendí mucho más allá del circo, con mucha formación de movimiento, porque todos habían recibido formación de Marcel Marceau y Jaques Lecoq, que eran distintas formas de mímica y mímica física. Básicamente he aprendido todo a través de las compañías que me han formado. La Royal Shakespeare Company me formó en el verso de Shakespeare, el pentámetro yámbico y demás.

 

¿Qué consejos darías a quienes estén empezando ahora en trabajos creativos?

Por un lado, siempre habrá gente que diga “¡no hagas esto!”, lo cual no es muy útil. Tienes que saber que esto es como una montaña rusa. Disfruta de ello y de su aleatoriedad, los momentos buenos y los malos. Lánzate a todas las oportunidades que surjan; literalmente salta sobre ellas. Creo que hay que probar un poco de todo, saber cómo funciona todo, lo que te gusta y lo que no. Saber cómo funciona la industria y en qué consiste el trabajo de cada uno. Haz tantas cosas diferentes como puedas. Esto aporta un mejor conocimiento general.

 

 

Si aún no has visto el resultado final en el fascinante vídeo #LewisGetsInked, ¡disfrútalo a continuación!