Economía Circular: un pilar de futuro para cualquier empresa

La economía circular es uno de los pilares de futuro de cualquier empresa. De hecho, aquellas empresas que no incluyan la sostenibilidad como pieza fundamental y transversal en su estrategia, están condenadas a desaparecer.

Economía Circular: un pilar de futuro para cualquier empresa

Quizá, en el contexto actual, nos venga a la cabeza que debemos trabajar para encontrar soluciones a la crisis de la covid-19. Y así es, pero es algo cortoplacista, es una acción centrada en la inmediatez, pero no estratégica. Nos enfrentamos a un gran reto con esta pandemia, pero el desafío más importante que tenemos como sociedad y como agentes de cambio dentro de la sociedad, sigue siendo el cambio climático.

En Epson, la sostenibilidad forma parte de nuestro ADN. Está presente en todo cuanto hacemos, desde la I+D hasta el rendimiento de nuestras soluciones en el lugar de trabajo y los hogares de nuestros clientes.  No podemos entender la innovación, si su meta principal no es la sostenibilidad.

Queda claro que sostenibilidad y digitalización son la autopista que debemos transitar hacia un futuro mejor. La tecnología ayuda y ayudará en muchos aspectos, si no en todos, a solucionar el problema del cambio climático. Quizá el factor a sumar a esa innovación sea el de la conciencia, por supuesto.

¿Qué hacer, en ese sentido? Creo que se deben repensar los modelos de negocio. Nosotros nos hemos centrado en la mejora del diseño y el rendimiento de las soluciones ya existentes, introduciendo el concepto de economía circular. Hemos puesto en marcha varios proyectos de economía circular para asegurar que nuestro modelo de pensamiento, la manera en que concebimos nuestra propia actividad, quede fijada en la propia cultura empresarial, desde el primer al último colaborador, así como en todos nuestros stakeholders. Esto va de economía circular y sostenibilidad, de pensar en base a esos conceptos y así lo queremos demostrar. 

Nuestro objetivo es alcanzar el mayor índice posible de sostenibilidad en una economía circular a través de tecnologías eficientes, compactas y precisas.  En esa línea, buscamos optimizar el uso del soporte más utilizado en el ámbito empresarial: el papel. Sí, sigue siendo un soporte absolutamente necesario en prácticamente cualquier sector. Nuestra respuesta tiene un nombre corto y de alto valor: PaperLab. Es nuestra última innovación totalmente enmarcada en la economía circular. Casi me atrevería a decir que es un acto de responsabilidad por nuestra parte.  Nosotros que teñimos de tinta páginas y páginas, también pensamos en cómo reducir nuestros residuos, entre otras maneras, dándole una nueva vida al papel. No sólo el que nosotros imprimimos, sino también el de nuestros competidores, el del sector de la impresión en general.

Paperlab ofrece la capacidad de reutilizar nuestros recursos, a través de un ecosistema de economía circular. Gracias a esta solución tan disruptiva reducimos completamente nuestro impacto medioambiental comparado con el proceso tradicional de producción de papel. Es una tecnología única (sin casi consumo de agua) reducimos un 98% el consumo de agua respecto al proceso tradicional, mientras le damos el mayor de los respiros a nuestros bosques ya que no necesitamos pulpa de papel nueva y aseguramos al menos un 40% menos de emisiones de CO2 respecto al mismo volumen de papel generado en procesos tradicionales, gracias a nuestro circuito en corto.

Y es que simplificamos el proceso, añadiendo una componente de control y seguridad. Desaparecen los diferentes interlocutores, el transporte del papel, la fabricación, la planta de reciclaje…. Somos capaces de generar el papel que necesitamos, hasta personalizarlo, cambiándole incluso el gramaje y el color desde nuestras propias instalaciones / oficinas.

En un territorio como España, debemos ser cada vez más responsables con el consumo de agua. Es un recurso escaso en nuestro país. Incluso a escala global diferencia las regiones ricas de las pobres, por lo que hemos de hacer un uso eficiente del mismo. Queda claro que la riqueza, siempre, viene acompañada de agua. Cuidemos ese recurso y pensemos en él de manera eficiente.

En el proceso de producción de papel, yo apuntaría a una cierta falta de transparencia al comunicar el consumo de agua necesario. Para producir 500 hojas de papel A4 se necesitan casi 130 litros de agua. A través de nuestra tecnología disruptiva hemos conseguido reducir esa cantidad ¡a solo 2 litros de agua para generar las mismas hojas! Además el agua utilizada en procesos tradicionales queda completamente contaminada y debe ser depurada antes de devolverla a ríos o mares. PaperLab consigue reducir un 98% el consumo de agua y no contamina el agua utilizada ya que su propósito es básicamente mantener el nivel de humedad necesaria para el proceso de producción.

Por tanto y resumiendo:

  1. La economía circular debe erigirse en un pilar clave en la estrategia de cualquier empresa y así lo hemos asumido en Epson con el desarrollo de PaperLab.
  2. Debemos buscar soluciones prácticas que no exijan cambios drásticos. Sabiendo que el papel sigue siendo un soporte útil y necesario, pero también que debemos reducir el consumo de recursos... ¡apliquemos economía circular en la producción de papel reciclado, pero de forma más sostenible!
  3. La importancia de la autogestión y el control interno de procesos, así como el concepto de reshoring. Mejor ciclos cortos, que puedan gestionarse en la propia empresa, reduciendo impactos “no siempre transparentes” en procesos actuales basados en intermediación de terceros. Esa es la filosofía PaperLab.

Desde Epson seguiremos apostando por la economía circular en el ámbito empresarial, está en nuestras manos cerrar el círculo, ¡Con tecnologías más sostenibles, entre todos, seremos capaces de generar un gran impacto positivo!

Más información en www.epson.eu/paperlab