Ideas para mejorar el liderazgo con tu equipo

Alejandro Vesga nos comparte algunas tips para gestionar equipos

Ideas para mejorar el liderazgo con tu equipo

Post exclusivo de Alejandro Vesga, colaborador de nuestro business blog.

En la revista Emprendedores hemos hecho una encuesta, nada científica, pero cuyo resultado es completamente verosímil: 100 de cada 100 emprendedores dicen que lo más difícil a la hora de crear y de hacer crecer una empresa es gestionar el equipo humano. Sobre gestión de personas se ha escrito mucho y, en cierto modo, es muy difícil no caer en ‘el agua moja’. En este post repasaremos algunas de las ideas y consejos que repiten más los emprendedores de éxito acerca de este asunto. Si alguna te inspira, habrás invertido magníficamente los minutos que tardarás en leerlo. Vamos allá:

  • Transparencia.  Posiblemente el primer pilar de todo. El flujo de información entre los empleados de cualquier empresa (de cualquier tamaño) es siempre la suma entre la información que da la dirección y los rumores. Tengamos esto muy en cuenta siempre que la empresa esté en una situación delicada. Nuestros propios colaboradores serán clave en todos los procesos complejos. Si no informamos, los rumores saldrán al mercado… 
     
  • Comunicación.  Parece lo mismo que el punto anterior, pero no lo es. Además de contar las cosas debemos comunicarlas eficazmente. Muchos fracasos empresariales han nacido de la distorsión entre lo que el emprendedor piensa, lo que dice, lo que los empleados escuchan, lo que entienden… y lo que acaban aplicando.
     
  • Comunicación (bis).  La comunicación es decir cosas y escuchar otras. Hay un dicho muy gráfico que habla de que Dios nos dio una boca y dos oídos, para que digamos una cosa y escuchemos dos. No podemos negar que el liderazgo paternalista y de una sola dirección ha tenido sonados ejemplos de éxito (no vamos a entrar en detalles ahora), pero también es cierto que esto ha cambiado de forma radical. Las nuevas empresas de rápido crecimiento tienen estructuras jerárquicas muy chatas y una comunicación fluida y multidireccional… Al menos eso nos dicen.
     
  • Pocos criterios, muy firmes.  Parece muy subjetivo, pero es uno de los elementos que muchos emprendedores nos confiesan que les son más útiles. Tener una misión clara y pública para toda la empresa funciona mucho más de lo que uno puede imaginarse. A la hora de convertir esa misión en hechos concretos, conviene tener criterios objetivos y cuantos menos mejor. Si lo hacemos así y además somos firmes y coherentes con ellos, la organización avanzará con firmeza y sin bandazos.
     
  • Cuida el lugar físico de trabajo.  Lo de los futbolines de las startups es muy aparente, pero en realidad, lo que todos los trabajadores aprecian es un lugar de trabajo cómodo que tenga todas las herramientas necesarias para desarrollar la tareas. La luz ayuda. El aire fresco, también. Muchas empresas continúan pareciendo gallineros, en lugar de espacios para seres humanos…
     
  • Retibución.  Qué pocas veces se habla de retribución cuando se escribe sobre liderazgo. Parecería que liderazgo está más vinculado a las ideas-sentimientos y que la retribución es el lado ‘feo’ de la organización. Pagar bien es posiblemente la mejor manera de demostrar compromiso. Y hay muchos modos de retribuir bien además de la monetaria: las phantom shares y las opciones sobre acciones son elementos cada vez más utilizados para captar y retener el talento especialmente en colaboradores de perfil más técnico (los que cada día son más complicados de conseguir para las empresas nuevas y pequeñas).
     
  • Y más retribución.  Hay otros modos de compensar muy útiles y que no son dinero: con flexibilidad horaria, políticas reales de conciliación, tiempo libre si se logran determinados hitos, etc. En España, todavía tenemos muy instalada la ‘cultura de calentar la silla’  cuando por otro lado no dejamos de hablar de objetivos y gestión por proyectos. Seamos más coherentes en eso y, al igual que un día hay que quedarse hasta las 12 de la noche para acabar un proyecto, no esperemos hasta las 6 de la tarde para salir al día siguiente si eso no es necesario.
     
  • Empatía.  Todos los puntos anteriores convergen en uno: ser empático. Interesarse de verdad por las aspiraciones y preocupaciones (personales también, por que no) de los miembros del equipo contribuye sin duda ninguna a mejorar el clima laboral y los resultados de la empresa. Un emprendedor nos lo decía: “Los trabajadores de mi empresa se comportan como seres humanos adultos y responsables”. A la pregunta de por qué, la respuesta, no sin cierta duda, era “quizá por que les trato como seres humanos adultos”. A veces lo más simple funciona.