La industria debe centrarse en la ciberseguridad y no en la inseguridad laboral

Nuevos estudios sugieren que al trabajador europeo le preocupa más la piratería informática que la automatización del trabajo

La industria debe centrarse en la ciberseguridad y no en la inseguridad laboral

La industria vive un proceso de transformación, y en el centro de este cambio está la conectividad. A nivel global, se espera que el gasto en el Internet de las cosas aplicado a la industria llegue a los 500.000 millones de dólares de aquí a 2020. 1En este mundo cada vez más conectado, la ciberseguridad jugará un papel muy relevante. Garantizar unas correctas condiciones de seguridad será un reto importante para el ámbito industrial.

El estudio más reciente de Epson sobre el impacto de la tecnología en áreas empresariales clave 2revela que el 67% de los trabajadores europeos en el ámbito de la producción creen que la ciberseguridad es la principal amenaza para la industria. Esa cifra aumenta al 76% en los puestos de gestión. Para afrontar la amenaza de los ataques informáticos, es necesario que las empresas se adapten.

Cambio de percepción

Existe la creencia de que mucha gente teme la llegada de la transformación industrial porque resultará en un abuso de la tecnología y en pérdida de puestos de trabajo. Esa impresión no coincide con los resultados de nuestro estudio, que muestra que solo el 47% de los trabajadores europeos cree que la tecnología afectará a su rol profesional en el futuro. Asimismo, no hay duda de que parte de esa alteración vendrá del impacto negativo de los delitos informáticos, más que de los procesos automatizados.

Un estudio de Deloitte, realizado en EE. UU., muestra que los delitos informáticos han afectado a más del 40% de las empresas fabricantes, y que el 38% de ellas ha sufrido daños de más de un millón de dólares. 3La industria debe encontrar el modo de evitar que las amenazas presentes en las redes —como el cifrado o los mensajes de texto— se infiltren en sistemas clave para la empresa y causen caídas operativas. Deben velar por unos servidores de seguridad inmunes a infiltraciones o robos de datos importantes. En un futuro cada vez más automatizado, proteger la infraestructura robótica frente a manipulaciones también será un factor clave. La educación jugará un papel esencial.

Formación para trabajadores

En un contexto en el que el sector de la producción representa un 15% del PIB europeo y genera más de 52 millones de empleos directos e indirectos, los empleados tienen una visión optimista que resulta muy estimulante en una época de incertidumbre. El 62% de los encuestados afirma que los trabajos de producción evolucionarán con la tecnología, pero no serán reemplazados por esta. Asimismo, los expertos —junto con el 74% de los cargos directivos sénior de toda Europa— creen que ese cambio rápido y global en la producción hará que las economías globales y las perspectivas laborales experimenten un impulso gracias a la tecnología.

Sin embargo, en cuanto a los delitos informáticos, la educación (y no el pensamiento positivo) desempeñará un papel decisivo. Mantener informados a los trabajadores sobre buenas prácticas, ayudarles a comprender las vulnerabilidades y defender la importancia de su papel para reducir los delitos informáticos son factores esenciales.

Un ejemplo destacado es el del comercio estadounidense Target, que sufrió un gran robo de datos cuando un proveedor externo accedió a su sistema con un correo electrónico fraudulento. 4Hay que formar a los trabajadores para que sepan protegerse frente a vulnerabilidades.

Sintiendo el impacto positivo

Aunque resulta evidente que los cambios en los procesos de fabricación incidirán en los trabajos del futuro, quizá donde más deberíamos centrar la atención es en los delitos informáticos. En 2020 habrá alrededor de 12 billones de conexiones máquina a máquina. 5Esta cifra abarca desde sistemas de distribución de energía digitalizada a tecnología logística robótica. Garantizar que las conexiones sean seguras será una parte inherente de la construcción de un futuro conectado que tenga éxito.

Un estudio de la Agencia Europea de Seguridad de las Redes y de la Información revela que los delitos informáticos podrían estar costándoles a algunos países hasta el 1,6% del PIB. 6Teniendo este hecho en mente, quizá sea prudente que el 67% de la mano de obra y el 76% de la dirección reconozcan el importante papel que juega la ciberseguridad en el futuro de la producción.

¿Quieres saber más?

Descarga el estudio completo para más información