La Realidad Aumentada como herramienta de marketing

El colaborador del blog Juan Merodio, te cuenta las claves para usar la realidad aumentada como herramienta de marketing.

La Realidad Aumentada como herramienta de marketing

Post exclusivo del colaborador del blog Juan Merodio (@juanmerodio)

Llevamos muchos años oyendo hablar de la realidad aumentada y sus aplicaciones en marketing. Lo primero me gustaría definir qué es. La realidad aumentada es el término que se usa para definir la visión de un entorno físico del mundo real a través de un dispositivo tecnológico, es decir, los elementos físicos tangibles se combinan con elementos virtuales logrando una realidad mixta en tiempo real llamada Realidad Aumentada (fuente Wikipedia).

Lo cierto es que hoy en día con el gran desarrollo de los smartphones esta tecnología ofrece un gran abanico de posibilidades a las empresas de distintos sectores para hacer vivir experiencias únicas a los usuarios.

Otro de los dispositivos en los que se usa esta tecnología es en las gafas, aunque en esta parte se plantean ciertas dudas todavía ya que dispositivos como las Google Glasses no han llegado a comercializarse de manera masiva.

Por ejemplo, en el sector de la moda ya algunas tiendas incorporan probadores virtuales basados en Realidad Aumentada.

Y es más, todo apunta que en el futuro lo podamos tener incluso en casa.

Lo importarte es que analices desde un punto de vista creativo cómo en tu empresa puedes utilizar la realidad aumentada para dentro de tu estrategia de marketing generar un mayor reconocimiento de marca y experiencia de usuario. Y como la mejor manera de tener ideas es inspirándose en otras, a continuación quiero mostrarte varios ejemplos de campañas realizadas por empresas:

La marca MINI pone interacción a su publicidad en papel.

Nike une la gamificación y la calle para crear algo distinto.

Shiseido permite probarte sus productos con la realidad aumentada.

Lego te enseña sus productos una vez construidos.

Estos son solos algunos de los cientos de ejemplos que hay, lo importante es responder a la pregunta ¿cómo puedo sorprender a mi cliente?