Producción de llaves de coche totalmente flexible y automática

Los robots Spider cumplen las estrictas normativas en automoción

Para la producción totalmente automatizada de llaves de coche, Huf México usa una máquina especial que separa, fresa, mide, recoge y paletiza diversos juegos de llaves para vehículos fabricados por Ford y Lincoln para el mercado norteamericano.

Requisitos exigentes y complejos

Esta labor somete a sus robots a unos requisitos exigentes, incluido el maquinado preciso de las llaves en bruto, la manipulación de una amplia gama de piezas en una sola máquina y un alto rendimiento incluso en espacios reducidos.

Una solución flexible y versátil

El robot Spider es la solución ideal para cumplir estos requisitos. Gracias a su diseño de montaje en el techo y a la cubierta de funcionamiento perfectamente cilíndrica, los componentes del sistema periférico se pueden mover libremente justo debajo del robot.

Epson Spider se controla mediante Epson Controller RC620+, y la interfaz permite manejar toda la máquina de forma centralizada. El usuario solo tiene que seleccionar en la pantalla el producto que quiere maquinar y ya puede iniciar la producción. Al mismo tiempo, el intuitivo controlador RC de Epson, unido al software de desarrollo, que también incluye un simulador, garantiza unos tiempos de integración cortos.

El proceso de automatización se define en función de la estructura del producto. Un juego de llaves suele constar de tres llaves que se fabrican a partir de llaves en bruto:

• Primera llave en bruto: es un componente de la llave plegable con transpondedor, y es la llave principal que usará el futuro propietario del vehículo.
• Llave de repuesto: el conductor podría usar esta llave si, por ejemplo, perdiera la llave principal.
• Llave para el servicio: Es una llave que se le puede dejar al aparcacoches para que estacione el vehículo en aeropuertos, hoteles o actos. Sin embargo, no sirve para abrir la guantera.

Una vez cargadas las llaves en bruto sueltas en el alimentador de escala, donde se separan y alinean en la dirección correcta, se envían a una posición precisa para la verificación y recogida. Aquí se realiza, en primer lugar, un examen visual. Durante esta operación, una cámara comprueba el logotipo en el mango de la llave. Después, entra en acción el primer robot Spider.

Este robot se mueve hacia la máquina de fresado, donde coloca con precisión la pieza en el receptáculo de fresado. Aprovecha el tiempo de fresado para recoger la siguiente llave en bruto. Mediante la combinación de un desplazamiento en Z con una rotación de 180° alrededor del eje U, el robot recoge la pieza acabada y la sustituye por una en bruto.

Mientras la máquina de fresado realiza el cambio de llave necesario, Spider transporta la llave completamente fresada a la unidad oscilante, que mueve la pieza hacia la cubierta de trabajo del segundo Spider. Esta secuencia se repite íntegramente para la llave de repuesto. Si alguna fase del proceso de fresado no se realiza correctamente, se retira del flujo de producción la pieza correspondiente como pieza no válida.

El segundo Epson Spider

El segundo Epson Spider desbarba la llave, la mide y la coloca en el palé. Para la realización de estas tareas, está equipado con un brazo de agarre simple. Una estación de medición analógica de alta precisión se asegura de que se cumplan los estrictos requisitos de calidad de la industria automovilística.

Por último, el segundo Epson Spider paletiza las llaves terminadas juego a juego en bandejas. Durante esta operación, puede llenar palés relativamente grandes (300 × 400 mm) sin cambiar de bandeja. Esta capacidad permite reducir significativamente los tiempos de cambio de bandeja. Los palés llenos se transportan hacia fuera de la unidad para realizar el siguiente procesamiento automatizado.