Las impresoras fotográficas Epson, siempre a la vanguardia de la tecnología

Fotostudio Thron escoge SureColor por la calidad y el estilo

Las impresoras fotográficas Epson, siempre a la vanguardia de la tecnología

Durante cerca de cincuenta años, Thron ha vendido productos farmacéuticos, fotografías y accesorios. Hoy en día, Cornelia y Werner Olgemöller llevan un estudio moderno de fotografía en Kronach (Alemania). En cuanto a la impresión, confían plenamente en la tecnología de Epson.

Según Werner Olgemöller, propietario del estudio: "En nuestras sesiones, le damos importancia a la calidad artística y al estilo". Junto a las dos fotógrafas Laura Iuliano y Julia Waßner, fotografía los eventos de la pequeña ciudad que la gente quiere recordar: reuniones familiares, desde bautizos hasta primeras comuniones, hasta bodas, retratos y gente, e incluso animales. Durante los últimos años, el volumen de trabajo en el estudio lo han constituido las embarazadas, los niños y las parejas de casados, así como los básicos del día a día: fotos para pasaportes y solicitudes. Actualmente, un total de cinco impresoras Epson garantizan la máxima calidad de cada foto impresa. La empresa acaba de invertir en una impresora SureColor P10000, que el distribuidor Tetenal surtió directamente desde Photokina 2016 a Kronach. Fotostudio Thron ha trabajado en el campo digital desde mediados de los noventa, primero con las filmadoras de fotolitos de láser y, después, aplicando técnicas térmicas de sublimación de tinta en formato pequeño. Werner afirma que la fotografía siempre ha sido su mayor pasión.

Pioneros en impresión digital

"Hemos probado muchas cosas durante los últimos años y seguimos evolucionando en el uso de tecnología avanzada, desde la fotografía puramente analógica hasta los métodos digitales y la impresión de inyección de tinta. En un momento dado, estuvimos a punto de convertirnos en una franquicia de un gigante estadounidense de la fotografía", confiesa Werner. Y añade: "Nos hicimos con la primera impresora de inyección de tinta de la empresa justo antes del comienzo del nuevo milenio". La mayoría de las imágenes se producían mediante métodos analógicos hasta 2010, momento en el que Werner decidió buscar un "plan B" para la poco fiable filmadora de fotolitos de láser, y conoció la tecnología de inyección de tinta de Epson. Adquirieron las impresoras Stylus Pro 7900 (24 in/61 cm) y la 9700 (44 in/112 cm), a las que se unió poco después la SureColor P800, que producía principalmente imágenes del quiosco de impresión de fotografías VST en tamaños de papel que alcanzaban hasta el formato A2. En general, se demandaban fotografías para solicitudes o retratos de formato pequeño. Cornelia Olgemöller, cuya labor principal en el estudio se basa en las fotografías para trabajo o solicitudes, añade: "El negocio va muy bien". Ella está especialmente satisfecha con el cartucho de inyección de tinta de 80 ml de gran volumen de la impresora SureColor P800, que no tendrá que cambiar a corto plazo.

Satisfacer las necesidades del cliente

En el mostrador, una Epson SureLab D7 Studio garantiza que los trabajos fotográficos no se detienen cuando hay muchos clientes en la tienda que quieren imprimir imágenes desde una tarjeta de memoria. El microlaboratorio y el terminal de pantalla táctil controlan las tres impresoras SureLab D700 con tinta UltraChrome D6-S. El sistema es especialmente eficaz y las labores de mantenimiento que requiere son mínimas. El estudio también utiliza una impresora Epson SureColor P10000 para satisfacer las demandas de impresión de imágenes incluso en gran formato, con una anchura máxima de 112 cm (44 in). Al ser el modelo más novedoso, sustituye a los dispositivos antiguos Stylus Pro y permite que las imágenes de los clientes cobren vida con la mejor calidad posible. En palabras de Laura Iuliano: "Los clientes optan cada vez más por la impresión artística, en especial, para fotografías familiares y, preferiblemente, sobre lienzo o papel artesanal". Gracias a los packs de tinta Epson UltraChrome Pro de diez colores, las imágenes compuestas cuidadosamente se plasman en colores brillantes, o bien en un elegante blanco y negro, con negros profundos, según exija la fotografía (y el cliente). Con una máxima resolución de 2400 × 1200 ppp, los resultados son similares a los que se obtienen con los procesos químicos fotográficos tradicionales, pero la variedad de materiales es considerablemente más amplia. Además, Werner cree que su futuro reside en las imágenes profesionales: "Ahora mismo, no contemplamos las tazas ni los regalos fotográficos del estilo", comenta, aunque le gustaría expandirse en este ámbito.

Un flujo de trabajo eficaz para lograr el equilibrio entre la vida laboral y la personal

Gracias a los dispositivos Epson, Cornelia y Werner Olgemöller están bien equipados para el futuro. "Los dispositivos se pueden utilizar fácilmente y todo encaja de manera lógica". Las máquinas de Fotostudio Thron se controlan directamente desde los programas creativos de Adobe, a través del procesador de imágenes rasterizadas Mirage de DinaX. Julia Waßner está especialmente contenta porque retoca las fotografías de los clientes con una tablet de gran formato y un lápiz, lo que constituye un flujo de trabajo moderno. Werner Olgemöller destaca: "Al ser un pequeño negocio, valoramos los métodos de trabajo sencillos y eficaces". Como consecuencia, primero se actualizó la conectividad de la empresa y, después, se instaló una generación de servidores de alto rendimiento actualizados. El director de la empresa está convencido de que el trabajo debe ser divertido y tiene que haber un espacio para respirar porque, si no, la creatividad sufre. Declara: "Gracias a los colaboradores Tetenal y Epson, tenemos más tiempo para lo importante porque los dispositivos funcionan de forma sencilla y fiable. Y así es como debe ser".