Los robots Epson construyen tanto relojes diminutos como enormes

Los robots Epson montan componentes para el reloj de la Meca

Los robots Epson construyen tanto relojes diminutos como enormes

Una de las mayores marcas de calidad de Epson es que no solo construimos robots para que otras empresas los usen en su producción, sino que usamos nuestros propios robots para fabricar nuestros propios productos. Esto nos da una idea de lo que es un buen robot, y todo surge de la fabricación de relojes.

La evolución de la robótica Epson

A medida que los relojes de pulsera se iban haciendo cada vez más y más pequeños en los años 80, Epson desarrolló robots para montar pequeños componentes que las manos y los ojos humanos ya no podían montar de forma rápida y eficiente. Esto llevó a la creación de un departamento de robótica para fabricar relojes, que ha evolucionado para incluir robots que montan coches, teléfonos, ordenadores, navajas de seguridad, productos médicos y mucho más.

La mayor esfera de reloj del mundo

No solo ha crecido el departamento: también lo han hecho los relojes. Los robots Epson desempeñaron una parte importante en el montaje del enorme reloj que corona la torre del hotel Royal Clock Tower de la Meca (también conocido como Torres Abraj Al Bait). Este nuevo e importante desarrollo se encuentra junto al lugar sagrado de la Meca, donde millones de devotos musulmanes van de peregrinación (o Hajj) cada año y ofrecerá un hogar lejos de casa a muchos de estos peregrinos.

Con la apariencia de un Big Ben pero a escala colosal, la torre del hotel Royal Clock Tower de la Meca cuenta con algunas estadísticas vitales impresionantes. A una altura de 601 metros, es el tercer edificio más alto del mundo, tiene la torre del reloj más alta del mundo y la mayor esfera de un reloj del mundo. O más bien cuatro de ellas, cada una de 46 metros de diámetro, visibles desde una distancia de 25 kilómetros durante el día y de 30 kilómetros por la noche.

El reloj no solo impresiona por su tamaño sino también por su estética y su avance tecnológico. Una esfera de reloj clásica con manecillas y números negros bajo el brillante sol del día, que por la noche brilla con un verde intenso con manecillas y números en blanco. Esto es posible gracias a más de medio millón de LED individuales y a 200 toneladas de sistemas electrónicos encajados en la torre. El aspecto de la torre fue diseñado por los especialistas en iluminación australianos Bartenbach Lichtlabor, mientras que Digital Elektronik desarrolló y montó los componentes electrónicos en Salzburgo.

Medio millón de LED individuales

Epson entró en escena durante el montaje de los LED. Hubo que colocar una perla de vidrio protector en el frontal de cada LED (transparente en los LED blancos y blanco traslúcidos en los LED verdes) para producir los diferentes efectos entre noche y día y también para crear la exclusiva apariencia estética del reloj.

La aplicación a mano de perlas de vidrio individuales en medio millón de LED llevaría un tiempo inconcebible, pero es la tarea ideal para la gama Sixaxis de robots de fabricación de Epson, ya que pueden realizarla rápida y eficazmente. La precisión y la calidad fueron factores claves; a pesar de que la torre tiene un diseño inteligente que permite cambiar los LED desde el interior del reloj, aun había que afrontar los hasta 50ºC de calor del desierto, vientos fuertes, polvo y arena a fin de reducir el mantenimiento.

Digital Elektronik elige los robots Epson

Digital Elektronik adquirió cuatro robots Epson para el trabajo y los robots realizaron la tarea en unos pocos meses. Desde entonces Digital Elektronik ha utilizado los robots en nuevas aplicaciones, algunas de ellas similares pero otras bastante diferentes, poniendo de manifiesto una de las grandes ventajas de los robots Epson: su flexibilidad y capacidad de reutilización.

Volker Spanier, director de automatización de fábricas en Epson Alemania, declara, “Creo que es un excelente ejemplo de cómo los robots Epson pueden mejorar la eficacia de la línea de producción y realizar tareas que posiblemente no serían viables a mano. También es estupendo ver a nuestros robots trabajando en la construcción de un lugar memorable que soportará la prueba del paso del tiempo".